Imprimir el artículo




Aportes para la interpretación del I Ching
MÉTODOS COMPLEMENTARIOS

por el Ingeniero Carlos Molinero



Décimo Artículo

Utilidad de la “Analogía del Bosque” para la interpretación de la respuesta oracular




 

      Aunque el uso más elevado (y difícil) es el sapiencial, el I Ching ha ganado adeptos con extraordinaria rapidez en Occidente a partir de la consulta oracular.

      Por ello parece siempre oportuno presentar una propuesta, personal, mas que original, y para su debate y análisis, sobre la mejor forma de interpretar la respuesta. En particular (ateniéndonos a los nueve artículos precedentes) nos centraremos en la interpretación de la respuesta tradicional, o “básica”, esperando que resulte una ayuda para suavizar los primeros pasos de los principiantes que acepten utilizarla.

 

1.      Introducción


       
El I Ching es libre y no embretado, como ya lo dijimos en otro artículo. Ud. puede hacer sus consultas como quiera, siempre que sea con respeto. Análogamente sucede con la interpretación de las respuestas. Ud. puede interpretarlas “como quiera”. De hecho esa “libre selección”, esa forma individual de prestar atención a algunos aspectos y de despreciar otros, es parte de la misma respuesta.

       Esto es así,  en tanto ésta no resulta una formula matemática aséptica, sino una liberación del inconsciente, que entra en resonancia con la situación en consulta “con la ayuda” del Libro de los Cambios. En ese sentido todo lo que sigue debe ser tomado como una ayuda “externa”, una “muleta” transitoria, cuando Ud. está dando los primeros pasos con el libro, o bien cuando las aparentes contradicciones entre los textos de las líneas y/o de los hexagramas le parecen insalvables, y no las resuelve su propio yo interior.

       Pero recuerde siempre que solo intentamos acercarle un auxilio, que le pueda ser útil para tal vez así aprovechar mejor  la aproximación al Libro (por lo menos hasta que su familiaridad con el texto sea la suficiente como para que Ud. encuentre “su propio camino” con el I Ching).

 

1.1   LA FORMA  BÁSICA

      Como sabemos, usualmente una consulta tiene como respuesta un hexagrama (“Principal”), con alguna/s línea/s significativa/s en alguno/s de sus puestos, lo que entonces conforma, mutando los trazos, un segundo hexagrama (“Complementario”).

       La interpretación tradicional requiere la lectura sucesiva de:

a)      El texto general (Dictamen e Imagen) del hexagrama Principal

b)      Los textos de las líneas significativas (las Sentencias)

c)      El texto general (Dictamen e Imagen) del hexagrama Complementario (ya mutado)

 

      Algunas veces la lectura “sucesiva” resulta aparentemente contradictoria, p. ej. , entre el primer y el segundo hexagrama (tiempos de crecimiento y decrecimiento, por caso) o con los textos de las líneas, así como a veces aparentan contradicción las líneas entre sí.

       En los artículos anteriores hemos aportado algunas ideas al respecto.

      En el presente deseamos presentar una analogía (que proponemos para la aplicación, en principio, a cualquier respuesta) de cómo relacionar ambos hexagramas, entre sí y con  la/s línea/s obtenida/s.

       Es esta la que denominamos “analogía del Bosque”.

 

 

      Tal como se planteó (en aquel caso para las consultas)  ya en el artículo Sexto, esta analogía apunta también a una “eficiencia” en la interpretación (en éste para las respuestas). Por ello tal vez deba hacerme las mismas preguntas de aquél:

       ¿Es esto lo que ES el I Ching? ¿Es esto lo que requiere como método de cambio?.

      ¿Debemos “encasillar” con métodos rígidos, algo que puede no tener que desarrollarse con ellos?. El universo (y en particular en la visión del I Ching) es un continuo interrelacionado. Y el usar el Libro, una forma de abrirse a él.

      Planteárselo como un esquema fotográfico estático ( como en definitiva aparecería en la analogía del bosque), donde entran las consultas y los hexagramas de respuesta y siempre se interpreta igual (tipo computadora / enciclopedia), como ya dijimos, puede querer ser algo así como limitarlo hasta desnaturalizarlo

      En otras palabras ¿existe UN método, hay que reiterar UNA forma de acceder al Libro, también para  la interpretación y el aprendizaje consecuentes? .

      Más aún ¿porqué simplificar en este caso, la interpretación, buscando reducir la “inversión” de tiempo o energía psíquica en resolver las aparentes contradicciones, si en definitiva para comprender, y para cambiar, se requiere, (casi es el objetivo), justamente, desarrollar el proceso, con su tiempo y su energía, sin reducirlo?

       Baste aquí, otra vez entonces,  con dejar aclarado que tenemos en mente  esta observación, que entendemos que la utilización de esta analogía no limita, sino que auxilia, o encuadra, y que en todo caso la libre asociación sigue permaneciendo como elemento fundamental, y que nos referiremos, por lo tanto, y limitadamente,  a consejos para la interpretación de las respuestas a consultas. Trataremos, entonces, apenas, de auxiliar al lector, según nuestra opinión, sobre cuál es la mejor manera de encuadrar esas respuestas cuando está dando los primeros pasos, o ante dudas que no resuelve por sí.

 

 

1.2  LOS HEXAGRAMAS


¿Qué es un hexagrama, o una pareja de ellos?


      Es la descripción de una fase del ciclo de cambios, junto con  la actitud correcta (y/o  la conducta) para atravesarla. Y esa descripción es como un diamante multifacetado.

      Representa entonces  un tiempo y la forma de adecuarse a él. Con consejos oportunos y circunstanciados.

      La respuesta oracular no es SÓLO esa joya multifacética del hexagrama, sino, ADEMÁS, nuestra percepción de la parte de ese multifacetismo, que resuena con nuestra situación en consulta. A buscar o lograr ello (la resonancia) debemos dirigirnos con nuestra forma de acercarnos, de abordar, de interpretar la respuesta. Es decir, a ubicarnos en un punto de mira.

      En la mayoría de las veces esto se dará automáticamente. Otras Ud. entrará en duda. Tal vez este esquema le ayude entonces.

 

2.      La Respuesta del I Ching

 

La Analogía del bosque intenta encuadrar los tres componentes de la respuesta:

a)      El texto del hexagrama principal

b)      Los textos de las líneas significativas

c)      El texto del hexagrama complementario

en un esquema simple de relaciones, cuya visualización se haga más clara.

      Es decir, responder a la pregunta: ¿Cómo se entrelazan estos tres componentes que conforman la lectura tradicional de una respuesta?.

 

      Para ello propongo imaginar la respuesta como si en un camino que el consultante está recorriendo, se encuentra, frente a él:  un árbol, con algunas de sus ramas que se mueven, y detrás de dicho árbol, un bosque.

      Esa es la “analogía del bosque”

 

El dibujo dará una idea gráfica



                                                           Fig. 10.1


       La ilustración, que agradecemos, figura en nuestro Libro I Ching Personal, realizada por Ingrid Koremblum.

      En este cuadro imaginario el hexagrama principal es el árbol que se encuentra delante.

      Las líneas significativas son las ramas que se mueven, y el bosque es el hexagrama Complementario.

      En otras palabras, y tomando grafismos más “ esquemáticos” se representaría también así:



Fig. 10.2


 

      Ahora bien ¿a qué sirve esta “graficación” como auxilio interpretativo?

      La propuesta indica que según el tipo de pregunta o consulta (ver el artículo 6, de “consultas eficientes”) éstas en definitiva pueden “reclasificarse” o “encuadrarse”, en definitiva, en dos modalidades:

 

a)      Aquellas que se refieren a la “evolución” de una situación  (es decir a cómo se desarrollará la misma)

b)      Aquellas que se refieren a una “evaluación” de una situación ( es decir una consulta sobre cómo es o cómo se aprecia una situación)

 

      En dicho marco podemos imaginar que si lo que el consultante está haciendo al enfrentar el árbol y el bosque, es “intentar ver como evoluciona” la situación, (es decir se accede a esa respuesta por generarse desde el primer tipo de consultas) es como si estuviera “acercándose” por el camino, o sea yendo hacia el árbol y el bosque.

      Por ello verá “como sigue hacia adelante” esa “fotografía de la respuesta” que es el árbol y  por detrás el bosque. Así, entonces el consultante encontrará primero al árbol, y después al bosque, que será entonces “lo que viene después” del árbol.

      Volviendo a los hexagramas: el Principal ( el árbol) será entonces la “realidad actual” (o la prevista para el momento de la consulta), en otras palabras el corto plazo, y en cambio el           Complementario dará la realidad “sucesiva”  o “ futura”, o consecuencial, de la situación en consulta, en otras palabras el largo plazo: lo que viene después de la respuesta actual.

      En cada caso las líneas (las ramas móviles en la analogía) son las particularidades que llaman la atención, es decir  dan la “coyuntura”.

      Este tipo de interpretación de respuesta se dará entonces en consultas del tipo: “¿Qué sucederá?” o “¿cómo evolucionará?”.

 

      Si el consultante en cambio está parado en el camino, y para apreciar la situación, incluso hasta se “retira”, se aleja unos pasos, para contemplar mejor el panorama, el consultante tenderá a ver el bosque como el “marco de referencia” (el fondo del cuadro, la gran presencia) y a ver, dentro de él, al árbol como una figura (una presencia destacada, o resaltante).

      Así entonces en el caso de una consulta “evaluatoria” sugerimos (analógicamente) interpretar al hexagrama complementario como el marco referencial, o “fondo” de la situación en evaluación, y al hexagrama principal como la “figura”, o la situación específica en análisis. En cada caso las líneas son las particularidades que llaman la atención y donde se centra la visión inmediata.

      Este tipo de interpretación se dará entonces  en consultas del tipo “¿cómo es?”, o bien “¿qué significa?”.

 

      En el caso de la utilización de líneas sombra (ver la figura) éstas (como ya tratara en el articulo 7) corresponden en mi visión, a las líneas de igual puesto (a las significativas del Principal), pero ubicadas en el hexagrama complementario. Es como si las líneas significativas del árbol “proyectaran su sombra” sobre el bosque, o también como si éstas fueran la parte que no se ve del consejo (originado por las significativas del Principal) que se encuentra en el complementario.  Corresponde aclarar aquí que esta interpretación (que, reitero, es postulada a nivel personal y experimental), no necesariamente es compartida. Cito aquí, p. ej., estudios que también circulan en la Red (casos que me comentaron de Bradford Hatcher, LiSe e Hilary Barrett; ver en “Clarity’s I Ching Newsletter”: issue 25), proponiendo, por su parte, leer lo que llamo “líneas sombra” pero obtenidas de a una, de cada uno de los  hexagramas que se forman al sólo mutar ESA línea. Esto hace coincidir los planteos cuando sólo hay una significativa por hexagrama, y no cuando son dos o más. Mantengo mi postura, tanto sobre la base de mi experiencia (casi de ocho años), como por el hecho ya descripto en el artículo que implica que el sistema que propongo “personaliza” el consejo de la línea según el complementario obtenido , y no independientemente de él (lo que se obtendría con el otro sistema): esto lleva a integrar el árbol y el bosque, es decir la respuesta específica obtenida, en la significación complementaria de la línea sombra. De todos modos, y como corresponde, es un tema abierto a la discusión y experimentación (base esencial de esta serie de artículos).

 

 

3.      Ejemplos Teóricos

 

      Realicemos un par de ejemplos, sin referirlos a ninguna consulta específica, y al solo efecto de comprender mejor como opera la analogía.

      Tomemos por caso que ante una consulta determinada, el resultado sea de dos hexagramas en principio totalmente contradictorios. Este caso puede darse p. ej. , con facilidad con los contiguos o “simétricos” ( más correctamente llamados “opuestos complementarios”), si ambos aparecen en la respuesta.

      Un caso seria el 41, (perder, o decrecer o la Merma), apareciendo conjuntamente con el 42, (ganar, o el Aumento). Otro ejemplo se produciría también con el 11 (la Paz), y el 12 (la Des-unión, o estancamiento). En estos casos “contradictorios” ¿ cómo relaciono los hexagramas para obtener la respuesta?.

      Supongamos específicamente el caso de un hexagrama principal 41, con un complementario 42, lo que se obtiene mediante líneas significativas en 2º y 5º puesto.

      La lectura tradicional o básica (no referida a la analogía) daría:

(H41) Una época de pobreza, de contribuir a otros, de perder, de no avergonzarse ni esforzarse por mantener falsas apariencias, rebajando incluso impulsos o furias,  (L2 de H41) sin comprometer tu autoestima ni rebajarte, puedes ayudar así como (L5 de H41): nada puede evitar la dicha (esta predestinado, ni 10 pares de tortugas pueden impedirlo).

      Y (H42) es época de ganancias, pero recuerda que gobernar es servir, aprovecha el momento mientras dura: el sabio imita al bien que ve, corrige sus defectos y repara sus culpas.

      Entonces, en definitiva: ¿Es momento de ganar y aprovechar, o de perder y no esforzarse en mantener apariencias?

      La intuición personal deberá referirlo a la consulta y el maestro interior del consultante le hará resonar la interpretación más exacta.

 

      Con la analogía del bosque, por otra parte, obtendríamos:

 

a)Si la pregunta es de evaluación (tipo: ¿Cómo es esta situación?)

 

      En un marco general de ganancias, de aumento, donde debes aprovechar el momento, recordando que gobernar es servir, la situación específica, sin embargo, es de disminución, pérdida, contribuir a otros y rebajarse, con especial indicación de que (L2de H41) puedes ayudar, sin comprometerte ni mermarte, y sabiendo que (L5 de H41) nada impedirá tu dicha y éxito.

      (O aún más, completándolo con líneas sombra):  (L2 de H41) puedes ayudar sin mermarte

pues (L2 de H42) alguien te incrementa a ti, y nadie puede impedirlo y (L5 de H41) nadie impedirá tu dicha y éxito pues (L5 de H42) si tienes buen corazón no preguntes: tus virtudes y bondad te serán reconocidas.

 

b)Si la pregunta es de evolución ( tipo ¿ cómo sucederá?, ¿ cómo irá resultando esta situación?)

 

Primero habrá un período de pobreza, de perder, (L2 de H41) ayudando sin comprometerte ni mermarte ( pues alguien te beneficia) y  (L5 de H41) nadie impedirá tu dicha y éxito, (pues si tienes buen corazón te será reconocido).

Derivando después  en un tiempo de ganancias, de aumento, donde gobernar será servir.

 

      Veamos ahora un segundo ejemplo, resumidamente, aplicando los mismos hexagramas, pero en aparición inversa.

      En este caso, el hexagrama principal es el 42, con líneas significativas en 2º y 5º puesto, y resultando entonces complementario el 41.

 

      Los textos a leer (incluyendo las líneas sombra) son los mismos, aunque ahora en orden diverso: Dictamen  e Imagen del 42, líneas 2 y 5 del 42 ( con líneas sombra, si se desea, análogas del 41) y  Dictamen e Imagen del 41.

 

      La utilización de la analogía del bosque en este caso, daría entonces:

 

a) Si la pregunta es de evaluación (tipo: ¿Cómo es esta situación?)

 

      En un marco general de disminución, pérdida, contribuir a otros y rebajarse, la situación específica, sin embargo, es de ganancias, de aumento, donde debes aprovechar el momento, recordando que gobernar es servir, con especial indicación de que (L2 de H42) alguien te incrementa a ti, y nadie puede impedirlo pues (L2 de H41) puedes ayudar, sin comprometerte ni mermarte, y sabiendo que (L5 de H42) si tienes buen corazón no preguntes: tus virtudes y bondad te serán reconocidas, pues (L5 de H41) nada impedirá tu dicha y éxito.

 

b)Si la pregunta es de evolución ( tipo ¿ cómo sucederá, ¿ cómo irá resultando esta situación?)

 

Primero habrá un período de ganancias, de aumento, donde gobernar será servir, en tanto (L2 de H42) alguien te beneficia, sin que se pueda impedir (pues puedes ayudar sin comprometerte ni mermarte) y (L5 de H42) si tienes buen corazón te será reconocido (pues, nadie impedirá tu dicha y éxito).

Derivando después  en un tiempo de pobreza, de perder, de contribuir.

 

      Como se aprecia, las aparentes contradicciones entre los hexagramas cobran ahora un sentido particular, y su eventual inversión también, lo que adquiere significaciones sutilmente diferentes, siempre, claro, a aplicar a la situación y consulta en cuestión. Voluntariamente hemos preferido no realizar un ejemplo real, a fin de ilustrar “asépticamente” el juego de preponderancias de cada uno de los consejos o imágenes, en cada caso.

 

 

4. Respuestas derivadas


      Aunque la analogía del bosque la hemos referido a la respuesta básica ( punto 1.1 del presente) en realidad sirve como esquema interpretativo simple para cualquier conjunto de hexagramas con líneas significativas.

      Por ello, en nuestra propuesta (desarrollada en los primeros artículos de esta serie) sobre la existencia y significado de las respuestas derivadas o derivativas (nuclear, simétrica, espectral o del cielo previo) ya resulten estas imaginarias o no, igual puede aplicarse  la analogía del bosque (fondo  - figura, o corto plazo -  largo plazo, ramas y líneas sombra), y encontrar la interpretación del conjunto de la respuesta (aplicada en cada caso, según nuestro planteo a los aspectos inconscientes, materialmente opuestos, de génesis oculta o de idea consciente precedente, según corresponda) con dicho esquema.

 

5. Final

 

 

      Esperamos haber contribuido así, con un esquema sencillo de imaginar, a una buena aproximación o sistematización de ayuda para la interpretación de las respuestas oraculares,  especialmente a quienes recién se inician en el uso y contacto con el Libro de los Cambios.

 

 

 

 


Imprimir el artículo



Carlos Molinero
Ingeniero
30 de diciembre de 2002
E-Mail: carlos@saiching.org






Anterior Artículo
Primer Artículo
Cronograma



© SAICHING 1997-2012