Imprimir el artículo




Aportes para la interpretación del I Ching
MÉTODOS COMPLEMENTARIOS

por el Ingeniero Carlos Molinero



Séptimo Artículo

El análisis de las “Líneas Sombra” y  de la caracterización de “favorables para energía, suerte u oportunidad”, en determinadas líneas, para la interpretación de la respuesta oracular.

 

Introducción

 

En el primer artículo de esta serie (al que remitimos por brevedad) hemos aclarado el uso de “interpretaciones complementarias” a la tradicional o básica, con las advertencias del caso. En los tres artículos siguientes  (entre el 7º y el 9º), nos concentraremos en la utilización de las líneas significativas, dándole una “nueva” propuesta de interpretación, complementaria siempre, a aquella tradicional o básica. En ese sentido, resulta oportuno recordar las advertencias realizadas en el primer artículo de esta serie, ahora aplicado a estas propuestas específicas, que, una vez más reiteramos, son realizadas para la exploración y “testeo” de validación, también por parte de nuestros lectores.

En el presente, estamos concentrándonos en el análisis de las líneas sombra y la aparición de características de suerte, oportunidad o energía, que puedan estar presentes, o reforzadas, en  los distintos puestos de los hexagramas.

 

PRIMERA PARTE: Las  Líneas Sombra

 

En primer lugar nos referiremos a esas líneas que usualmente no se leen en la respuesta oracular: las de idéntica posición a las líneas significativas, pero ubicadas en el hexagrama complementario.

 
1.1   ¿Porqué referirnos a ellas?

Tomemos por ejemplo que el resultado de una respuesta a una consulta hubiera sido el hexagrama 1, con líneas significativas (es decir resultado 9 o yang móvil) en los puestos 2, 3 y 4. El hexagrama complementario resulta el 42.

En la interpretación tradicional (que en estos artículos también hemos denominado “básica”) se leen, y en este orden, los textos de Imagen y Dictamen del hexagrama 1, los textos adscriptos a las líneas de 2º, 3º y 4º puesto, del hexagrama 1, y los textos de Imagen y Dictamen del hexagrama 42. Y nada más.

Sin embargo, hay veces en que los textos de las líneas (cuando son varias las líneas significativas) aparecen confusos para la consulta en cuestión, o contradictorios entre sí, o con los hexagramas principal y/o complementario.

Para resolver esto, la interpretación tradicional tiene sus reglas.

Claramente el “multifacetismo” de la respuesta y la selección que el lector haga de un segmento de ella, para referirlo a la  consulta (lo que llamamos interpretar) es parte de la respuesta también. Y el entrenamiento con el Libro irá resolviendo las dudas más frecuentes. La analogía del bosque (artículo 10 de esta serie) ayudará en ese sentido.

 

Sin embargo hay casos en que no basta ese análisis y resulta oportuno, o necesario, un método complementario, como el de las líneas sombras.

Su aparición se me hizo clara reflexionando sobre cómo un determinado consejo, por ejemplo el del trazo 2º  del hexagrama 1, (“Dragón que aparece sobre el campo”) podía interpretarse en contextos distintos según que el complementario fuera cualquiera de los 32 hexagramas complementarios posibles (si existe línea significativa en el 2º puesto, el complementario contará con una línea yin allí, y consecuentemente solo la mitad del total de hexagramas pueden reunir esa condición,  y cual será dependerá de la conformación de las otras cinco líneas, con dos posibilidades cada una, es decir 2 a la quinta potencia).

¿Tiene igual validez ese consejo, entonces, aunque se morigere con la existencia de, eventualmente hasta los otros 5 consejos, de cada una de las otras líneas?, ¿o “el sentido” de la aparición del Dragón además de ser complementado por los otros consejos, es distinto, según sea el hexagrama complementario resultante?

Ante ese dilema me planteé esta posibilidad.

 

1.2 ¿Qué son las líneas sombra?.

Concretamente aprecié la eventual utilidad de leer, p. ej., la línea dos del hexagrama complementario.

En el caso en estudio es la línea de segundo puesto del hexagrama 42.

Esta resulta una línea que se  ubica casi como “reflejo”, o como “consecuencia” de aquella que aparece significativa en el principal.

Y claramente depende de cual complementario se haya obtenido en la respuesta oracular.

La denominación “SOMBRA” proviene de mi “analogía del Bosque”, cuyo detalle se verá en el artículo 10, aunque anticipamos lo siguiente: Esta línea parece como “la parte de atrás”, o bien la parte “no visible directamente”, de la respuesta otorgada, que se “personaliza” según sea el hexagrama complementario. Si la línea móvil la hago analogable a una rama del árbol, de ese árbol que primero nos enfrenta (el hexagrama principal), la parte que no veo, en el complementario, es porque está detrás de la rama que me llama la atención y sería algo así como un tramo del bosque de fondo. Es como la “sombra” que proyecta la rama allí. En cierta forma, con otra analogía es la “parte de atrás” del consejo, en ese caso particular (una “parte de atrás” que no depende del hexagrama en sí, sino de “hacia donde muta”, es decir “donde proyecta su sombra”).

 

Por ello, analógicamente, (como hemos construido estas interpretaciones complementarias propuestas) puede obtenerse una explicación del sentido en el cual se aplica el consejo otorgado. El consejo, está dado por la sentencia de la línea significativa del principal. El sentido en el cual aplicarlo, está otorgado, complementariamente, por la sentencia del mismo puesto en el complementario (la “línea sombra”).

Debe referirse biunívocamente entonces, la línea del complementario a la sentencia de la línea significativa del principal, a fin de  darle un complemento de razón o fundamento mas completo, a la sentencia.

 

1.2   Ejemplo Teórico

Siguiendo con el caso referido: una respuesta que hubiera consistido en los hexagramas 1, con líneas móviles obtenidas en los puestos 2, 3 y 4, mutando así al hexagrama 42,  puede (en nuestra propuesta) interpretarse entonces, incluyendo la lectura de las sentencias de los puestos 2, 3, y 4 del hexagrama 42, pero referidas, respectivamente y caso por caso o línea por línea, a las correspondientes 2, 3, y 4 del hexagrama 1. Veamos el caso.

Utilizaremos por brevedad la notación siguiente: Anotamos Dictamen e Imagen ( es decir texto de los hexagramas, parte general) como hexa 1, o hexa 42, etc., o directamente h1, 42, etc.;  en tanto las Sentencias de las líneas, las anotamos como “L “ de línea, y su número de 1 a 6, es decir: L1, L2, L3, L4, L5 o finalmente L6,  del h (hexagrama) 1, o h42, o h56, etc.

 

La respuesta tradicional sería (sin referirla a ninguna consulta):

Crear, liderar, comenzar, actuar, con muy buena suerte (hexa 1) pues el tiempo general es de ganancias (hexa 42) y específicamente advirtiendo que:
* hay que trabajar pues recién aparece la oportunidad, y aún no se destaca (L2 del h1)

* comienza a difundirse tu fama, sigue con confianza, pero sin descuidarte ( L3 del h1), y

* puedes elegir entre lanzarte a la fama o recluirte en la creación “solitaria” (L4 del h1)

 

Estos consejos individuales, todos positivos, todos en un marco optimista, difieren sin embargo, en aspectos que, según sea la consulta, pueden derivar en interpretaciones al menos “controvertidas”. Ex profeso no hemos planteado una consulta, a fin de no ligarnos a la respuesta de un caso, sino de verlo en su sistematicidad.

Interpretaciones más o menos tradicionales y difundidas hacen referencia, p. ej., a dar más valor a las líneas de posición más alta. Otros esquemas, tienen su propia interpretación, algunos de los cuales daremos en estos artículos. Sin embargo aquí deseamos proponer como primer interpretación complementaria “si la repuesta no resulta evidente de por sí” (reiteramos, sólo para aquellos casos en que resulta necesario profundizar más), la siguiente.

 

Si aplicamos la lectura de la que aquí llamamos “línea sombra” a cada una de estas sentencias, obtenemos:

 

* hay que trabajar pues recién aparece la oportunidad, y aún no se destaca (L2 del h1)

PUES (L2 del h42):

* ten en cuenta que nadie podrá impedir los grandes beneficios, derivados de crear en ti las condiciones para entrar en resonancia con la situación. Lo que quieres llega, no lo desperdicies (“sin duda alguien lo incrementa. 10 pares de tortugas-oráculo no pueden oponerse. El rey lo presenta ante Dios: ¡Ventura!”).

 

* comienza a difundirse tu fama, sigue con confianza, pero sin descuidarte (L3 del h1),

PUES (L3 del h42):

* ten en cuenta que la tendencia a la ganancia es tan fuerte que aún en la desgracia (ajena) te ayuda (“Uno se ve incrementado por sucesos nefastos”). Pero sé sincero, centrado y transparente (“Camina por el medio, sé veraz e informa al príncipe, con un sello o tablas de jade”).

 

Y por último

* puedes elegir entre lanzarte a la fama o recluirte en la creación “solitaria” (L4 del h1)

PUES (L4 del 42):

* ten en cuenta que estás en una situación intermedia, mediadora, que funciona como una buena influencia en conductor y conducidos a la vez, y logras tu propósito si estás respaldado por la buena fe (“Anda por el medio, informa al príncipe, él te seguirá. Propicio actuar eficientemente para trasladar la Capital”).

 

Esta complementariedad, que ahora es más compleja que al comienzo, colorea en forma diferente cada uno de los consejos, y los circunscribe más, en el entorno del específico hexagrama complementario obtenido.

 

Si en cambio, el resultado hubiera sido el hexagrama 1, con líneas significativas sólo en los puestos 2 y 3, el hexagrama complementario hubiera resultado el 25 (la inocencia). La aplicación de las líneas sombra para caracterizar mejor las sentencias de los trazos, hubiera sido (además de que el hexagrama mutado ya no hablaría de ganar, sino de la espontaneidad y lo inesperado), lo siguiente:

 

* hay que trabajar pues recién aparece la oportunidad, y aún no se destaca (L2 del h1)

PUES ( L2 del h25):

*no es tiempo de pensar en resultados  sino de trabajar simplemente (“si cuando se ara no se piensa en cosechar, puede hacerse algo”)

 

Y por último

* comienza a difundirse tu fama, sigue con confianza, pero sin descuidarte ( L3 del h1)

PUES (L3 del h25):

*alguien está atento y puede aprovechar llevándose lo que es tuyo (“la vaca amarrada se la lleva el viajero y es pérdida para el ciudadano”)

 

Como puede apreciarse, además del sentido de lo espontáneo o inesperado (con su propio sentido de natural o “desgracia que viene de afuera”, que deberá aplicarse según sea la consulta) en nuestra propuesta metodológica, le estamos dando una coloración específica a la línea significativa, en función del consejo de la línea de igual puesto en el complementario (o, tal como la hemos denominado, la línea “sombra”) que induce a sesgos distintos en la interpretación oracular.

 

Este tipo de interpretación la hemos venido practicando en los últimos años (al menos seis) con varios centenares de casos, y nos ha resultado consistente y útil.

 

Ejemplo de aplicación

Vuelvo a utilizar el ejemplo ya antes citado en estos artículos, sobre mi consulta al redactar mi versión “tipo breviario” del Libro de los Cambios.

Cuando realicé la consulta sobre “el mejor modo de realizar el Libro de I Ching que estaba planeando”, la respuesta  fue el hexagrama 15, con 4ª línea significativa, y por ello 62 como complementario.

 

                                              

Hexagrama
15
Complementario
62

 

                                                          

Esto me indicaba en la respuesta “básica”, sintéticamente:

En un marco general de “volar bajo”, de realizar un libro, ni osado ni caro (cuidar la economía) recomienda buscar un justo equilibrio entre los méritos y  la modestia (ni ocultar ni desmerecer): Ser modesto sin quedarse frenado por ello.

 

Debo agregar  ahora, que la sentencia del 4º trazo indicaba: “Modesto pero muévete, no exagerar la modestia que lleve a malentendidos por inacción”. Y que complementado este consejo,  por el método de la línea sombra, indica:  PUES (L4 del h62): debes estar con fuerza intentándolo, aún no haciendo nada, estar preparado y atento (“No hay falla, sin pasar él lo encuentra, acudir trae peligro”). En mi interpretación, redactada en el libro; esto fue: “Moverse, aunque no forzar la meta, cuidarse, sin distraerse del objetivo”.

 

 

 

SEGUNDA PARTE: La caracterización de Suerte, Oportunidad o Energía, en las líneas

En este caso nos concentraremos en la caracterización de ciertas líneas o puestos que presentan particularidades relevantes para el caso en que la consulta tuviera una cierta demanda de dichas características.

Del mismo modo que ya en la versión de R. Wilhelm se señala  para los distintos hexagramas la caracterización de ciertas líneas significativas  como regentes (constituyentes o dominantes) del signo, con lo que le otorgan refuerzo particular a la sentencia, estamos proponiendo (siguiendo sugerencias  de Loisi, O.) la utilización de las siguientes características para los casos que se detallan:

 

2.1 Determinación de Suerte

Si la línea significativa, en un determinado hexagrama, aparece en un puesto cuyo “correspondiente”, resulta ocupado a su vez por una línea de opuesta polaridad, la línea preanuncia suerte.

Expliquémoslo mejor.

Los puestos correspondientes son aquellos que ocupan el mismo lugar en el trigrama superior  y en el trigrama inferior del hexagrama.

Esto es, que el puesto Nº 1 (puesto inferior del trigrama inferior) es correspondiente del puesto Nº 4 (puesto inferior del trigrama superior). Análogamente el puesto 2 es correspondiente del puesto 5 (ambos ocupan el puesto central de los trigramas inferior y superior respectivamente), así como el puesto 3 es correspondiente del 6 (ambos ocupan el puesto superior de los trigramas inferior y superior respectivamente).

Cuando en un par de puestos correspondientes las líneas que lo ocupan son opuestas ( es decir una es yin, partida; y la otra es yang, entera) esto “significa”, o “quiere decir”, o “resulta” que se acoplan, y eso resulta afortunado. Por analogía consecuente, si la consulta obtiene por respuesta una línea significativa, cuyo par correspondiente es opuesto, la respuesta  implícita denota (“quiere decir”, “significa”), que hay refuerzo del contenido de suerte en la respuesta a la consulta.

Un ejemplo a citar podría ser el hexagrama 1, cuyas líneas son todas yang. Por consiguiente, ninguna línea significativa del mismo tiene par correspondiente “opuesto” (son todas iguales): no refuerza especialmente la suerte en ninguna línea. Sin embargo puede verse el sentido positivo o de muy buena suerte en el hexagrama en sí, así como determinadas líneas, aún sin tener en su sentencia la suerte evidenciada, no son negativas (ej. la 5ª). Nuestra señalización aquí se limita a expresar que esas sentencias (más o menos positivas) no están reforzadas especialmente en cuanto a la existencia de suerte.

Por el contrario en los hexagramas 63 o 64, todas sus líneas son pares opuestos correspondientes. Todas ellas tienen un significado “reforzado” de suerte, si la consulta implicaba ese aspecto. Esto no invalida (por el contrario) las advertencias explícitas de las sentencias (ej. en el h. 63,  la línea 6, tanto como la línea 6 del 64). En todo caso son los aspectos de cuidado que además están con un sentido de suerte reforzada, si se cumplen las advertencias.

Este aspecto puntual debe entonces referirse a la “resonancia del tiempo con la consulta, siguiendo la actitud adecuada.”

En el I Ching personal, se encuentran señalados, en las distintas líneas, cuales casos resultan tener este acoplamiento afortunado.

 

2.2 Determinación de Oportunidad

Si una línea ocupa un puesto de “igual polaridad” (yang o yin) que ella,  resulta estar adecuadamente posicionada, preanuncia  indicación de “oportunidad” (estar en el puesto adecuado) para la acción en consulta.

Aclaremos los términos.

Los puestos ordenados de abajo hacia arriba, como se conoce, son atribuidos a polaridades alternadas yang y yin  (comenzando por la yang), independientemente de la línea que lo ocupe (que variará según el hexagrama).

 

Un esquema sería el siguiente:

 

6º Puesto-----   YIN

5º Puesto----- YANG

4º Puesto------ YIN

3º Puesto -----YANG

2º Puesto ----- YIN

1º Puesto -----YANG

 

Las líneas que ocupan cada uno de esos puestos (dando así conformación a los 64 hexagramas) pueden ser yang (llenas) o yin (partidas).

Esto nos da cuatro posibilidades:

 

Una línea yang en puesto yang

Una línea yang en puesto yin

Una línea yin en puesto yang

Una línea yin en puesto yin.

 

Sólo la primera y la última posibilidad están en ”resonancia”, o mejor “ocupan el lugar adecuado”, reposando sobre el puesto que “les corresponde”.

El Ta Chuan  expresa al respecto: “Firmes y blandos se mantienen firmemente cuando ocupan sus puestos originales. Sus modificaciones y conexiones han de estar en correspondencia con el tiempo”.

En ese sentido analógico se dice aquí que aquellas líneas significativas que reposan sobre puestos de igual polaridad ( yin sobre yin o yang sobre yang) significan que son “oportunas”.
Si la consulta versara sobre la oportunidad de una determinada acción, esta eventual respuesta puede entonces, además de la sentencia específica, reforzar el carácter de oportunidad solicitado.

En este marco, el hexagrama 63, p. ej., cuenta con sus seis líneas “ubicadas en el lugar correcto”;  esto es, que cualquier línea significativa de dicho hexagrama implica un aspecto favorable desde el punto de vista de la oportunidad de una acción. También aquí, la apreciación de determinadas sentencias (por ej., la de primer y sexto trazo) recomiendan las específicas limitaciones de la oportunidad señalada.

Por el contrario, el hexagrama 64 cuenta con sus seis líneas ubicadas sobre puestos de distinta polaridad. Ninguna en consecuencia es especialmente favorable desde el punto de vista de la oportunidad. Aunque algunas de ellas marquen  tendencias favorables para la acción (4ª y 5ª , p. ej.) debe tenerse especialmente en cuenta que la respuesta, “no refuerza” esa oportunidad, es decir se debe ser precavido, o, en otras palabras recordar respecto a esas sentencias que el contexto de las mismas determina los límites que se corresponden con la “inoportunidad” implícita en el hexagrama global (por algo denominado antes de empezar, o antes de consumar).

 

2.3 Determinación de Energía

Si la  línea obtenida está  ubicada en alguno de los centros de los trigramas inferior o superior, resultan tener particular energía, y preanuncian análoga energía para la acción consultada.

Como ya ha sido aclarado, los trigramas inferior (conformado por las líneas 1, 2 y 3) y superior (por las líneas 4, 5 y 6)  cuentan con “trazos inferiores” (el 1 en el inferior, el 4 en el superior), “superiores” (el 3 en el  inferior, el 6 en el superior), o, finalmente con “trazos centrales” (el 2 y el 5 respectivamente). Estos últimos tienen especial caracterización por ocupar el centro de una función determinada (la interna o la externa, dada por el trigrama inferior o superior respectivamente), ya sea en la analogía jerárquica (ver el artículo siguiente), como en la tradición simbólica del Libro. Es que esa centralidad que “resume” o “concentra” los rasgos de los trigramas respectivos, concentra fuerza o energía y  es generalmente objeto de sentencias especiales. De hecho, en el caso del 5º puesto (el del soberano) es generalmente el regente gobernante del signo.
Esta caracterización, analógicamente, apunta entonces a que si la línea significativa obtenida en una consulta, en la que el contenido de energía resulte significativo, resulta en alguno de dichos puestos (2º o 5º), la respuesta refuerza el contenido de la sentencia para dicha consulta, reafirmando que tiene “energía”, o “fuerza”.

 

 

Conclusión

Estas acotaciones al contenido explícito de las sentencias de las líneas significativas, reiteramos, deben ser interpretadas, como una profundización del análisis, cuando la primer lectura no nos es suficientemente clara de por sí.

Corresponde entonces recordar que las anteriores propuestas, sujetas a las verificaciones y críticas que nuestros lectores consideren oportuno,  no sustituyen el análisis básico, o tradicional, sino que apuntan, ante la duda o confusión, a aportar clarificaciones, luces o aspectos adicionales complementarios, a fin de enriquecer la interpretación, que siempre será esencialmente personal y válida cuando uno sienta que entró en resonancia en su interior, con el Anciano Sabio.

                                                                                     


Imprimir el artículo



Carlos Molinero
Ingeniero
30 de octubre de 2002

E-Mail:
carlos@saiching.org






Anterior Artículo
Siguiente Artículo
Cronograma



© SAICHING 1997-2012