Imprimir el artículo




Aportes para la interpretación del I Ching
MÉTODOS COMPLEMENTARIOS

por el Ingeniero Carlos Molinero

Cuarto Artículo
Los Hexagramas Simétricos y su validez como lo "opuesto o contrario" de la respuesta oracular





Introducción

 

   En el primer artículo de esta serie ( al que remitimos por brevedad) hemos desarrollado la introducción sobre el uso de interpretaciones complementarias a la tradicional o básica, con las advertencias del caso.

   En el presente artículo estamos concentrándonos en el análisis de los hexagramas simétricos

 

¿Qué son los hexagramas simétricos?

 

   En realidad debieran recibir el nombre de  inversos, incluso opuestos, o contiguos complementarios. Sin embargo entre los distintos autores, como ya se ha citado,  se utilizan frecuentemente las denominaciones de opuestos para distintos derivados, en el sentido de “relacionados no iguales”, por lo que preferí este “nombre de fantasía” en mi Libro, aunque no sea perfectamente aplicable en algunos casos, (veremos cuales), y consecuentemente lo mantengo aquí.

   En principio designo como “simétricos” a aquellos hexagramas formados por la inversión del orden de los puestos, del hexagrama situacional. Es decir, en el hexagrama simétrico (esto en principio, ver sucesivamente los casos no aplicables)  el puesto 1º es llenado por la línea del puesto 6º del situacional, el 2º por la línea del 5º, el 3º por la línea del 4º, el 4º por la línea del 3º, el 5º por la línea del 2º, y por último el 6º por la línea del 1º  del situacional.

   El nombre en chino de este hexagrama que denomino simétrico es Tsiën-Gua ( o Tsiën -kua, segun el sistema de traducción).

   En otras palabras es como si hubieramos puesto un espejo debajo ( o arriba) del hexagrama, y allí se reflejara el situacional, obteniendo su simétrico o “espejado”.Ver la figura 4.1

                                                       

Hexagramas Simétricos


Fig.4.1
 

 

 

   Sin embargo hay una serie de casos en los que el hexagrama situacional es simétrico “en sí mismo”. Es decir que si reflejamos su imagen, da el mismo hexagrama. Veamos la figura 4.2



Hexagramas "simétricos en sí mismos" (dan su propia figura)


Fig. 4.2



   Estos casos se dan con los hexagramas 1, 2, 27, 28, 29,30, 61 y 62. Aún para estos hexagramas mantenemos por comodidad el nombre de respuesta simétrica ( en el sentido de usar los opuestos o contrarios), para la que utiliza el hexagrama “espectral”, que es el contiguo complementario ( verdadero nombre técnico a usar).

   La razón de ello proviene de que el Libro está ordenado de a pares de hexagramas, cada uno con su simétrico, o espejado, salvo en esos ocho casos en que el hexagrama ya es simétrico en sí mismo, y entonces la pareja en el libro es su espectral. Verifíquelo.

   En definitiva otro nombre podría entonces ser el “compañero contrario”: hemos preferido  sin embargo seguir con la denominación de simétrico pues  parece más sintética, aun perdiendo precisión.

 

   Cada hexagrama tiene entonces SU hexagrama simétrico ( o  Contiguo contrario).

   En nuestro libro “I Ching Personal” lo indicamos al pie de cada página correspondiente, para simplicidad. En el mismo, para los simétricos en sí mismos, lo evidenciamos, recomendando por separado usar el contiguo. En este caso hacemos el siguiente resumen    (recuerde es siempre la pareja sucesiva o anterior en el libro, según sea impar o par, respectivamente)

 


Hexa.
Contiguo
Hexa.
Contiguo
Hexa.
Contiguo
Hexa.
Contiguo
1
2
17
18
33
34
49
50
2
1
18
17
34
33
50
49
3
4
19
20
35
36
51
52
4
3
20
19
36
35
52
51
5
6
21
22
37
38
53
54
6
5
22
21
38
37
54
53
7
8
23
24
39
40
55
56
8
7
24
23
40
39
56
55
9
10
25
26
41
42
57
58
10
9
26
25
42
41
58
57
11
12
27
28
43
44
59
60
12
11
28
27
44
43
60
59
13
14
29
30
45
46
61
62
14
13
30
29
46
45
62
61
15
16
31
32
47
48
63
64
16
15
32
31
48
47
64
63



La Aparición de los simétricos

 

   Se puede observar de la tabla anterior, que un hexagrama tiene un simétrico o contiguo  y que éste a su vez tiene como contiguo,  al primero. En otras palabras, los hexagramas se pueden ordenar de a pares de contrarios contiguos (como el caso de los espectrales), dupla en la que cada uno es simétrico o contrario de su pareja. Este es, de hecho el orden del Libro (orden dado por el rey Wen).

 

   En el sistema analógico que desarrollamos, postularemos que los simétricos o contiguos representan la “respuesta contraria” de la situación dada por el hexagrama de la respuesta oracular. Esto se aplica tambien al revés (es decir, uno es materialmente opuesto al otro y viceversa).

   La circularidad antedicha, también en este caso, es un tema que sugerimos para su reflexión, en lo matemático y en lo filosófico, con el juego de análisis de significados de cada pareja contraria. Y ello no sólo para especialistas, sino como “prueba de consistencia” de esta misma interpretación.

 

La  Interpretación

 

   Es nuestra interpretación ( postulada en la obra citada) que los hexagramas simétricos, que aparecen como “contrarios”, o bien invertidos, puesto por puesto, del hexagrama, pero teniendo relación esencial con él,  son así analógicamente asimilables a lo estrictamente opuesto del mismo, a su contrasentido.

   Consecuentemente, es nuestra postura que una respuesta oracular, generalmente constituida por dos hexagramas, con algunas líneas móviles, lleva implícita una “respuesta simétrica, o contraria” que sería la conformada por los hexagramas contrarios correspondientes al hexagrama principal y al secundario, y las líneas significativas  en puestos “espejados”, del hexagrama contrario del Principal.

.

   La razón de analizar en este caso la ubicación “espejada” de las líneas, es decir los puestos “simétricos” del original , ( si la línea significativa apareció en el puesto 1º, se lee en el simétrico la del 6º puesto, si en el 2º, la del 5º, si en el 3º la del 4º y viceversa), corresponde a la misma analogía del espejo, o inversión, y a que el resultado asignado es el contrario. En otra analogía matemática sería el equivalente de multiplicar por menos 1 (o tal vez mas “visualmente” elevar a la menos 1, invirtiendo las fracciones).

   Ver el ejemplo con las figuras correspondientes 4.3 y 4.4.

 

   Desde ese ángulo de interpretación, analógico, ( y que a través de diversas consultas hemos ido verificando, con sustentabilidad) al analizar la respuesta leyendo los correspondientes hexagramas simétricos, así como las líneas significativas  espejadas, del simétrico del principal, se conecta la respuesta con el ángulo materialmente opuesto de la situación que origina la consulta.

   Por ejemplo, si la pregunta es del tipo “ interpretativo” ( ver el artículo sobre “modalidad de consultas eficientes”) al preguntar “cómo es una determinada situación”, el análisis de la respuesta simétrica daría como NO es dicha situación.
   Si lo que el consultante tiene en mente es una duda de tipo “material”  (ya sea una causa física o una social, p. ej. , comportamientos de los actores) sobre cómo es la situación (y por ello la consulta interpretativa), el análisis de los simétricos, le da la respuesta contraria, como NO se comportan, lo que es útil para aclarar “por el absurdo”, cómo sí es la situación.

   Si bien no es siempre lo mismo que “lo contraindicado” ( en la terminologia de Ritsema y Karcher, en su voluminoso y muy particular trabajo,  y que quedaría reservado a las actitudes implícitas en el hexagrama simétrico, y no a todo él), sino mejor lo contrario, parece oportuno distinguir esta apreciación, que ellos reservan al nuclear, y nosotros al simétrico.

 

   Todo esto significa también que realizar este análisis (que requiere una integración  “negativa” de esta respuesta con la respuesta básica, y por ello un esfuerzo interpretativo y reflexivo adicional), aparece más adecuado sólo cuando la pregunta en sí tiene aspectos que no se comprenden bien, y para aclararlos mejor se puede uno referir a la contrarespuesta. Allí se justifica bucear  en este método: ....En otros casos no tendría sino una importancia no significativa, y perdería su real justificación.

 

 

Ejemplo de aplicación

 

   Cuando realicé la consulta sobre “el mejor modo de realizar el Libro de I Ching que estaba planeando”, la respuesta  fueron los hexagramas 15, con 4ª linea significativa, y 62.-


Hexagrama 15
Complementario 62

Fig. 4.3



 

   Esto me indicaba en la respuesta “básica”, sintéticamente:

   En un marco general, de volar bajo, de realizar un libro, ni osado ni caro (cuidar la economía) recomienda buscar un justo equilibrio entre los méritos y  la modestia ( ni ocultar ni desmerecer): Ser modesto sin quedarse frenado por ello.

 

   Los Hexagramas simétricos ( o contiguos) correspondientes resultan  16 y 61, con línea significativa en 3º puesto del 16.


Respuesta Simétrica

Fig. 4.4




 

   En este caso ¿que respondió sobre el “cómo debo hacer el libro”?: La respuesta de esta lectura derivada “simétrica” sería como NO debo hacer el Libro.

   En este caso sería:

(H16) NO empujar, ni enfervorizar, ni hacer fiestas y música celebratoria ( No grandes presentaciones)

(3ª puesto) No presionarse, por quedar encandilado por entusiasmo o vacilación ( es decir darse el tiempo justo) y menos ( línea sombra 3ª del 61, tema aún no tratado) por no estar centrado o dejarse influir por las opiniones de los otros,  por el que dirán.

(H 61) Pues NO debes mirar adentro, centrándote en tí mismo (¿tus deseos?) sabiendo que NO será fácil convencer (hablar al público general como a personas impermeables).

 

   Por ello, en lo positivo, se leería, por el absurdo: Sé moderado (no grandes aspavientos) pero sin dejarte presionar por la oportunidad,  por llegar al momento justo, (es decir, modesto pero moverse, sin pausa ni prisa) o por las opiniones de los otros (compañeros de I Ching o no), pues el marco general no es el de  autoexplorarte, sino de manifestarte hacia afuera, aunque en vuelo bajo, y sabiendo que no será facil comunicarte ( lo que por otro lado es la esencia de un libro).

 

   Esta es la interpretación de la verificación por el absurdo, o contrario,  de la respuesta, a través del análisis de la respuesta simétrica, incorporada en la respuesta oracular.


Nota:
En este caso, dada la irregularidad de obtención del simétrico en el caso del 62, se produce nuevamente una respuesta derivada (en este caso simétrica) "imaginaria". Ver articulo nº 2, sobre los nucleares. La respuesta, como se verifica, es significativa para esta "contraindicación", aún siendo "imaginaria".


   Ojalá este aporte (que esperamos sea criticado o complementado por todos aquellos que deseen profundizarlo), sirva para despertar el deseo de bucear en una faceta  complementaria, y que suma a la riqueza que siempre nos otorga, inagotablemente, el Libro.

 

                                                                                 

Imprimir el artículo



 

Carlos Molinero
Ingeniero
30 de mayo de 2002

E-Mail:
carlos@saiching.org




Anterior Artículo
Anterior Artículo
Siguiente Artículo
Cronograma



© SAICHING 1997-2012