Imprimir el artículo




Aportes para la interpretación del I Ching
MÉTODOS COMPLEMENTARIOS

por el Ingeniero Carlos Molinero

Segundo Artículo
Los Hexagramas Nucleares y su incidencia en el aspecto "inconsciente" de la respuesta oracular




 

Introducción

 

   En el primer artículo de esta serie ( al que remitimos por brevedad) hemos desarrollado la introducción sobre el uso de “interpretaciones complementarias” a la tradicional o básica, con las advertencias del caso.

   En el presente, estamos concentrándonos en el análisis de los hexagramas nucleares.

 

¿Qué son los hexagramas nucleares?

 

   Como sabemos, cada hexagrama cuenta con seis líneas, y puede resumirse como dos trigramas ( conjunto de tres líneas) superpuestos uno sobre otro. Pero esos “trigramas” ( el “superior” y el “inferior”) no son los únicos presentes en un hexagrama. Existen también la agrupación de las líneas 2ª, 3ª y 4ª, que forman un trigrama “interno”, así como la de las lineas 3ª 4ª y 5ª, que forman otro trigrama “interno”. Esos trigramas están en el “núcleo” del hexagrama, y por ello se los llama trigramas nucleares. Ver al respecto la figura 2.1

 

 

 

                                                           Fig. 2.1

 

   Si ahora conformáramos un nuevo hexagrama, constituído como la superposición de ambos “trigramas nucleares”, es decir, que su trigrama inferior es el trigrama nuclear inferior del hexagrama original, y su trigrama superior es el trigrama nuclear superior del hexagrama original, este “nuevo hexagrama” o “hexagrama derivado” es el “hexagrama nuclear” del hexagrama original.

   Ver el ejemplo en la figura 2.2

 

 

 

 

                                                     59                             27

                                               Hexagrama                  Nuclear

                                              
                                                          

                                                           Fig. 2.2

 

   Cada hexagrama tiene entonces SU hexagrama nuclear.

   En nuestro libro ( “I Ching Personal”), lo indicamos al pie de cada página correspondiente, para simplicidad. En este caso hacemos el siguiente resumen:

 


Hexagrama
Nuclear
Hexagrama
Nuclear
Hexagrama
Nuclear
Hexagrama
Nuclear
1
1
17
53
33
44
49
44
2
2
18
54
34
43
50
43
3
23
19
24
35
39
51
39
4
24
20
23
36
40
52
40
5
38
21
39
37
64
53
64
6
37
22
40
38
63
54
63
7
24
23
2
39
64
55
28
8
23
24
2
40
63
56
28
9
38
25
53
41
24
57
38
10
37
26
54
42
23
58
37
11
54
27
2
43
1
59
27
12
53
28
1
44
1
60
27
13
44
29
27
45
53
61
27
14
43
30
28
46
54
62
28
15
40
31
44
47
37
63
64
16
39
32
43
48
38
64
63



La Generación de los nucleares

 

   Se puede observar de la tabla adjunta que varios hexagramas tienen igual hexagrama nuclear. De hecho por la conformación misma de ellos, cada nuclear “genera” o “engendra” 4 hexagramas que podríamos denominar “situacionales”. La razón es que los hexagramas nucleares utilizan las líneas 2ª a 5ª  de los hexagramas, y no las exteriores ( 1ª y 6ª). De esa forma ubicando en la 1ª y 6ª ya sea una linea yin o una yang ( 4 casos), se obtienen 4 hexagramas situacionales distintos, por cada uno de los nucleares.

   En la analogía que veremos más adelante, esto  significa que a los 16 patrones básicos “inconscientes” le corresponden 4 manifestaciones “exteriores” o “conscientes” ( por ello llamadas  aquí situacionales)  distintas para cada uno, o sea los 64 hexagramas del Libro.

 

   Entonces los 64 hexagramas sólo tienen 16 “hexagramas nucleares”. Resulta importante  o interesante un análisis de esos 16 hexagramas como patrones inconscientes, o modelos, de 4 conductas exteriores, que aparentemente son diversas pero cuentan con una base común.

   Es un tema que sugerimos para su desarrollo por parte de los especialistas que deseen bucear en ese aspecto.

 

   Pero si uno realiza a su vez los hexagramas nucleares de esos 16 ( ver la tabla siguiente) solo obtiene 4 casos, que son “matrices” últimas o “irreductibles” en tanto los nucleares de esos 4 son siempre esos mismos cuatro: los hexagramas 1, 2, 63 y 64.

 

 

Hex nucleares
Nuclear del nuclear
Hex. Nucleares
Nuclear del nuclear
1
1
39
64
2
2
40
63
23
2
43
1
24
2
44
1
27
2
53
64
28
1
54
63
37
64
63
64
38
63
64
63



 

   De hecho los dos primeros son nucleares de sí mismos, y siempre se obtienen a “sí mismos”. Si continuáramos con la obtención de sus nucleares sucesivos veremos que el yin es yin  y el yang es yang, aunque realicemos “ad infinitum” la repetición del proceso.

   Los dos últimos, por su parte, se convierten cada uno  en el otro . El nuclear del 63 es el 64 y el del 64 es el 63. Este ciclo se repite también “ad infinitum” en la sucesiva obtención de los nucleares. Es por ello que podemos llamar “matrices” últimas o irreductibles a estos cuatro hexagramas.

   Esto es que los patrones básicos de Cielo y Tierra se mantienen, pero las situaciones de Antes y Después de la consumación (“concluir” y “antes de empezar”) son reiterada y cíclicamente patrones de consciencia una de la otra.

 

La respuesta Nuclear

 

   En el primer artículo hemos postulado nuestra interpretación sobre las “respuestas derivadas”. Consecuentemente con esa postulación, una respuesta oracular, generalmente constituída por dos hexagramas, con algunas líneas móviles, lleva, a nuestro juicio, implícita una “respuesta nuclear”, que sería la conformada por los hexagramas nucleares correspondientes al hexagrama principal y al complementario, y las líneas significativas que ocupan igual puesto en el hexagrama nuclear del Principal, que las significativas de la respuesta oracular. ....Así la definimos.

 

   Primera observación importante: en la respuesta oracular, las líneas móviles del principal, al mutar, cambian, haciendo obtener el hexagrama complementario.

   En el caso de la respuesta nuclear, tal como la definimos, las líneas significativas, al “mutar”, no dan necesariamente el nuclear complementario. Esto es así pues éste no es la mutación del nuclear del principal, sino el nuclear del ya mutado (o complementario), lo que, obviamente no es lo mismo.

   Sin embargo la respuesta postulada a analizar, en nuestra interpretación,  es la del “nuclear complementario”, pues sería la “conformación nuclear de la respuesta original”

   Ver el ejemplo con las figuras correspondientes (2.3 y 2.4).

 

 

La  Interpretación

 

   Es nuestra interpretación ( postulada en nuestra obra citada) que los hexagramas nucleares, que aparecen como “escondidos”, “ocultos”, o “no visibles directamente”,  por estar dentro del hexagrama respuesta, pero formando parte esencial de él,  son así analógicamente asimilables al inconsciente.

   Como hemos evidenciado en el primer artículo, otros autores ( Ritsema y Karcher, en “I Ching, primera versión completa con concordancia”, Vergara Editor, 1995) otorgan al hexagrama nuclear la característica de lo opuesto, en el sentido de “contraindicado”.

   No coincidimos.

   Algunos casos como el hexagrama 1, ó el  2, p. ej., que tienen como nuclear a sí mismos, lo desmienten. Otros casos, como los dobles 29 y 30, respectivamente con sus nucleares 27 y 28, no aparecen como lo contraindicado, sino como una consecuencia de actitudes. El  29 -aguas peligrosas, saber moverse en medio fluído y riesgoso, con profesionalidad-, no parece tener como contraindicación el 27 - flujo de comida o información-. Al contrario, éste (el flujo), con cuidado o  descuido, puede llevar a aguas peligrosas -el medio exterior-; así como el 28 - la sobre carga de comida o información- puede llevar a la energía , 30 -a basarse en algo, a lo que te mueve a tí- etc.

   Algo parecido sucede en todos los dobles: 51 y 52 con 39 y 40, o 57 y 58 con 38 y 37.

   De todos modos no es sino una tarea muy interesante relacionar a cada hexagrama, con su nuclear (especialmente como anticipamos, los que tienen igual nuclear ). Y esa existencia de cuatro “situacionales” por cada nuclear es lo que esencialmente los hace, a nuestro juicio,  no “materialmente opuestos”, o “contraindicados”, como asignan dichos autores, ya que no se justifican contraindicaciones comunes a esas cuatro diferentes “exterioridades”.

 

   Desde ese ángulo de interpretación, analógico, (que a través de diversas consultas hemos ido verificando con sustentabilidad) al obtener la Respuesta Nuclear (conformada por los correspondientes hexagramas nucleares, así como las líneas significativas en igual puesto del Nuclear del principal), se conecta la respuesta ( no ya el simple hexagrama) con el ángulo de lo inconsciente de la situación que origina la consulta.

 

   Por ejemplo, si la pregunta es del tipo  “interpretativo” ( ver el artículo sobre “modalidad de consultas eficientes”) al preguntar “cómo es una determinada situación”, el análisis de la respuesta nuclear daría las motivaciones, inconscientes, de los actores de esa situación.

   Si la pregunta es “oracular o predictiva” ( del tipo “¿que sucederá?”) la respuesta dará el aspecto motivacional inconsciente del futuro a encontrar.

 

   Esto implica también, que realizar este análisis (que requiere una integración de esta respuesta derivada con la repuesta básica, y por ello un esfuerzo, interpretativo y reflexivo, adicional), aparece más adecuado cuando la pregunta en sí tiene aspectos psicológicos, o cuya incidencia psicológica resulte relevante. En otros casos el realizar este trabajo no tendría sino una importancia no significativa, y perdería su real justificación.

 

 

 

Ejemplo de aplicación

 

   Cuando realicé la consulta sobre “el mejor modo de realizar el Libro de I Ching que estaba planeando”, la respuesta  fueron los hexagramas 15, con 4ª linea significativa, y 62.-

 

                                                    15                             62

                                               Hexagrama           Complementario

 

                                              

 

 

                                                           Fig. 2.3

 

   Esto me indicaba en la respuesta “básica”, sintéticamente:

   En un marco general de “volar bajo”, de realizar un libro, ni osado ni caro (cuidar la economía) recomienda buscar un justo equilibrio entre los méritos y  la modestia (ni ocultar ni desmerecer): Ser modesto sin quedarse frenado por ello.

 

   Los Hexagramas nucleares correspondientes resultan  40 y 28, con linea significativa en 4º puesto del 40.

 

                                               Respuesta Nuclear

                                             40                             28

                                  

 

                                                           Fig. 2.4

 

   Primer Observación : si uno metodológicamente quisiera aplicar la mutación de la línea 4ª en el 40, obtendría como hexagrama secundario el 7 (ejército) y no el 28 ( la sobrecarga).

 

   Sin embargo la “respuesta nuclear” tal como la definimos, es 40  con 4ª linea y 28.

   Esta combinacion no se daría nunca en una respuesta oracular (pues para obtener una mutación del hexagrama 40 al 28 se necesitarían lineas significativas o móviles en los puestos 3º y 5º, y NO en el 4º).

 

Nota: si siguiéramos el orden de los puestos en que se transforma el puesto 4º del hexagrama situacional, al conformarse un nuclear, obtendríamos los puestos 3º y 5º. La conformación "material" o "secuencial lógica" de la relación entre el 40 y el 28 entonces, es 3º y 5º y no el 4º , que, sin embargo, es la repetición de considerar la linea significativa en el mismo puesto. Y analógicamente nos "congela" la visión del puesto en cuestión, para el conjunto de la respuesta derivada, lo que utilizaremos también en los demás casos derivados. Por ello hemos precisado el uso del término Respuesta Nuclear, a la conformación analógica que hemos definido. Una disquisición sobre cual podría ser el sentido de una transformación de esas características ( leer las líneas 3ª y 5ª) excede el marco del presente artículo, aunque puede resultar pertinente.

 

   Por ello mismo, la respuesta obtenida, es como la combinación de los hexagramas y líneas significativas:  una realidad que no se da en la situación exterior, sino sólo en lo conceptual, en el mundo donde todo es posible, que es la mente y el inconsciente. 

   Haciendo una analogía matemática serian como “números imaginarios” ( raíces cuadradas de números negativos): útiles aunque no existentes.

   Esa lectura particular, tiene entonces sentido para esa situación, como un ingrediente “no material” pero presente, implícito, que puede imaginarse, aunque no exista, y que además, viene necesariamente con la respuesta.

   Esta es la razón de la interpretación analógica indicada.

 

   En este caso ¿qué respondió desde el “cómo debo hacer el libro”?

 

   Liberación, desprenderse de los amigos o compañía de antes, vulgares, para recibir la compañía de los nuevos, superiores, en un cuadro general de sobrecarga.

   Es decir, traduciendo: hay un exceso de sobrecarga en lo inconsciente que debes liberar, alejándote de los hábitos rutinarios “comunes o de bajo nivel” (p. ej el trabajo), que se te han hecho indispensables, para que se acerquen los nuevos elementos, superiores, la enseñanza del anciano sabio, para encontrar tu vocación.

 

   Esta es nuestra interpretación de la incidencia de lo inconsciente, a traves del análisis de la respuesta nuclear, implícita o incorporada en la respuesta oracular.

 

   En nuestro libro citado, donde figura este mismo ejemplo, se complementa con el análisis de las líneas “sombra”, tema que dejamos por ahora para otro artículo.

 

   Ojalá este aporte (que esperamos sea criticado o complementado por todos aquellos que deseen profundizarlo), sirva para despertar el deseo de bucear en una faceta siempre complementaria, y que suma a la riqueza que permanentemente nos otorga, inagotablemente, el Libro.

                                                                                             

Imprimir el artículo

 

Carlos Molinero
Ingeniero
30 de mayo de 2002

E-Mail:
carlos@saiching.org






© SAICHING 1997-2012