Imprimir el artículo




Aportes para la interpretación del I Ching
MÉTODOS COMPLEMENTARIOS

por el Ingeniero Carlos Molinero

Primer Artículo
Los Hexagramas DERIVADOS y su utilización para la interpretación de la respuesta oracular




 

Introducción

 

   La interpretación de las respuestas oraculares del I Ching resultan más sencillas cuanto menos familiaridad se tiene con el libro.

   Es que el Anciano Sabio parece dirigirse a cada consultante según su nivel.

   Esto significa también que a medida que uno avanza en el camino de conocimiento y contacto con el Libro, más difícil de interpretar puede resultar la respuesta, desde que más compleja y rica es en su contenido.

   En otras palabras, frente al Maestro Interior, uno es siempre aprendiz. Y siempre hay “algo más” para ver.

 

   En nuestro “I Ching Personal” hemos desarrollado sintéticamente algunos de los “esquemas complementarios de análisis” que, proponemos, pueden ser útiles a medida que uno va avanzando. Ciertamente hemos advertido también que esto puede llevar al riesgo de penetrar en un camino de detalle que haga perder el sentido general de la interpretación.

   Como siempre y ante todo, conviene recordar que la respuesta busca disparar la inspiración del consultante, brindándole una guía para que bucee las propias respuestas y acciones. Uno debe saber entonces cuando le “resonó” interiormente la respuesta, y de manera consecuente “cuando parar”.

 

   Con esta advertencia general, en esta sección deseamos desarrollar algunos aportes, para análisis y debate,  que exceden de lo estrictamente tradicional, intentando avanzar en estas “interpretaciones complementarias”.

 

Los  Hexagramas Derivados

 

   Para cada uno de los hexagramas del I Ching, uno puede encontrar hexagramas complementarios o relacionados. Son los que llamamos DERIVADOS ( O DERIVATIVOS).

   Varios autores mencionan una serie de ellos.

 

   ¿Qué son los hexagramas derivados?

   Son aquellos que están conformados por alguna regla de constitución explícita,  a partir de un determinado hexagrama.

   Esto es que para cada uno de los 64 hexagramas del I Ching, aplicando alguna regla de transformación determinada, se puede encontrar un hexagrama derivado.

   Con otra regla, se puede encontrar otro.

 

   Entre los más difundidos, los que trataremos aquí son cuatro:



1) Los Hexagramas NUCLEARES
Regla de conformación: Son aquellos formados por los trigramas "nuclear inferior" y "nuclear superior" del hexagrama de origen, ubicados ahora como trigramas inferior y superior del hexagrama derivado.

2) Los hexagramas SIMÉTRICOS (INVERSOS u Opuestos Complementarios)
Regla de Conformación: Son aquellos formados por la inversión, respecto de un eje inferior ( o superior), de cada uno de los puestos del hexagrama de origen.
(Nota: Para la respuesta derivada, en ciertos casos se utiliza el espectral: ver el artículo respectivo)

3) Los Hexagramas ESPECTRALES
Regla de Conformación: Son aquellos en que cada uno de los puestos del hexagrama es ocupado por la línea opuesta ( donde es yin se ubica yang, y viceversa) de la del hexagrama de origen.

4) Los Hexagramas del CIELO PREVIO
Regla de Conformación: Son aquellos en que cada uno de los trigramas constituyentes, considerados como de la secuencia del rey Wen, es reemplazado por el del mismo vector geográfico, en la secuencia del Cielo Previo ( o de Fu Hsi).

 

   Tradicionalmente, a los cuatro anteriores, que desarrollaremos en esta serie de artículos, se agrega el de “Trigramas intercambiados”  ( en chino Giau- gua, o Kiau- Kua, según la traducción)

   Distintos autores consideran  que ellos presentan algún grado de “oposición  relacionada” al hexagrama en cuestión.
   Pero esta “oposición”, multidimensional,  tiene distinto carácter a nuestro juicio, según sea el derivado ( o sea según sea el “eje” que enfrenta los “pares antitéticos”), y de ello se trata en esta serie de artículos.

 

   En cada uno de los respectivos artículos definimos y damos ejemplos de utilización de estos cuatro tipos de hexagramas relacionados.

   Veamos la figura, con un ejemplo de cada uno de los derivados, o “derivativos”, como deseemos designarlos.

 

 

 

Esquema de hexagramas derivados

(a partir del hexagrama Nº 60)


Fig. 1.1

 

 

La Respuesta DERIVADA

 

   Nuestro planteo general, que  a la vez lleva implícita una propuesta metodológica, es que, así como existe una RESPUESTA ORACULAR, conformada por lo general por dos hexagramas (el Principal, que a través de la presencia de algunas líneas móviles en alguno de sus puestos, muta al Complementario), y que es obtenida por método de azar (tallos separados o monedas arrojadas), cuya lectura tradicional se obtiene a través de la lectura integrada de ambos hexagramas y las líneas significativas del Principal, existen asimismo RESPUESTAS DERIVADAS (o “derivativas”, conformadas por los dos hexagramas derivados, o derivativos, respectivamente, del hexagrama Principal y del Complementario, y líneas significativas). Y que estas son únicas  para cada respuesta oracular.

   Existen así entonces p. ej., en los casos que aquí trataremos, cuatro respuestas derivadas (una por cada uno de los cuatro casos citados), que se interpretan a través de la lectura integrada de ambos hexagramas derivados y las líneas significativas que correspondan, según cada caso.

 

   Este planteo establece entonces, reiteramos, que a cada respuesta oracular le corresponde una RESPUESTA NUCLEAR, una RESPUESTA SIMÉTRICA, una RESPUESTA ESPECTRAL, y una RESPUESTA DE CIELO PREVIO, que ellas tienen sentido y representan un aspecto determinado ( el derivado o derivativo) de la consulta efectuada, y que se pueden utilizar para los análisis complementarios correspondientes.

 

   El significado de esta/s  lectura/s  adicional/es que proponemos, sería , segun cada caso:

lo inconsciente, lo opuesto, la génesis oculta o la idea consciente previa , respectivamente, de la RESPUESTA ORACULAR.

   De hecho, incluso esta significación puede encontrar otras versiones. Ritsema y Karcher, p. ej., interpretan al hexagrama nuclear como lo opuesto, en el sentido de “contraindicado”, característica que en cambio la tradición otorga al simétrico o inverso (consecuentemente  debiera interpretarse la respuesta nuclear aquí postulada). Nuestra afirmación para los 4 casos, como se aclara en cada artículo, tiene base analógica, y sustentabilidad experimental propia.

 

   Hellmut Wilhelm, hijo del autor de la más difundida versión del Libro, se refiere en su artículo “La ciudad propia como sitio dela creación” ( en “El significado del I Ching,” PAIDOS, 1992) al juego de los “opuestos contradictorios”, que no se limitan a un eje, sino que espacialmente son multidimensionales. Él particularmente trabaja en dicho artículo  el espectral, el simétrico y el de trigramas invertidos. En ese marco, a estos pares antitéticos los encuentra “casi subyugantes para el pensamiento”. Coincidimos. Y relaciona las diferencias para el caso del hexagrama 49, con tres derivados diferentes, el 13, con dos, y el 12, con uno.  En esta serie intentamos comenzar con un análisis más general, intentándole dar un sentido específico a cada uno de esos 4 ejes, al menos como “provocación intelectual”.

 

   Algunas características especiales de la relación entre los hexagramas y sus derivados (o relacionados), dan origen a casos de análisis interesantes. Proponemos nuestra posición, interpretativa, y su fundamento correspondiente, también analógico, en todos los casos.

   De hecho, en algunos casos, la conformación de la respuesta derivada (tal como la hemos definido en el presente artículo,  con los derivados de los dos hexagramas de la respuesta oracular), como se verá, puede crear una relación “no lineal” entre el principal derivado y el complementario derivado, al utilizar como “líneas significativas” las que se postulan en los casos detallados (en general las de los mismos puestos de la respuesta oracular).

   De hecho nuestra conformación de la respuesta derivada, puede imaginarse como “dejar fija una máscara” con el resultado de la respuesta oracular, señalando el puesto en el que apareció la línea significativa, y  sobre ella sustituir los hexagramas de la respuesta oracular por los derivados respectivos, leyendo también la línea del mismo puesto ( como si hubiera quedado “marcada” en la máscara). Sólo en el caso del simétrico (mejor denominado inverso), como veremos ( en tanto estamos obteniendo la “anti- respuesta”), la máscara se invierte, y el puesto no es el mismo, sino el simétrico. En los artículos respectivos ( esperamos) quedará mas claro.

 

   Y este análisis particular (en los casos del Cielo previo y del Nuclear, especialmente)  puede llevar a lo que llamamos “respuestas imaginarias”: es decir combinaciones de un hexagrama principal, y líneas significativas en puestos que, al mutar, no darían el complementario, sino otro. Y pese a ello proponemos ese “conjunto” ( Principal derivado, líneas significativas de igual puesto, y complementario derivado), combinación que no es posible encontrar como tal en una respuesta oracular. 

   La razón para tal “osadía” es que, a nuestro juicio, esa respuesta sí tiene sentido, en el especial marco de un análisis complementario o de refuerzo al análisis básico o tradicional, y sirve para tomar en consideración los aspectos ocultos de la respuesta ( según los derivados, lo inconsciente de la misma, o la idea precedente, p. ej.).

 

   Otros eventuales métodos para conformar repuestas derivadas ( o derivativas), “no imaginarias”, entonces,  pueden  también plantearse como hipótesis para esos casos. Nuestra posición es que las respuestas derivadas que postulamos, resultan analógicamente coherentes, y en nuestra experimentación aparecen con sustentabilidad en la práctica.

   Este aspecto resultará probablemente el más controvertido de este planteo.

   Esperamos que la temática anterior se comprenda mejor con el desarrollo de cada artículo.

 

   Es entonces en definitiva nuestra intención contribuir, con este aporte, no sólo a una mejor comprensión del fascinante mundo del I Ching, sino a fomentar la idea de un debate enriquecedor y la de abrir espacios de exploración de nuevos territorios, fértiles, que el Libro puede inspirar.

   Lo invitamos a pasar ahora a cada uno de los artículos, correspondientes a los 4 casos mencionados.

 

 

Imprimir el artículo


            

Carlos Molinero
Ingeniero
30 de mayo de 2002

E-Mail:
carlos@saiching.org

          


                                                                    


 
Siguiente Artículo
Cronograma


© SAICHING 1997-2012