Imprimir el artículo



Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(Octava parte)




Autor: Ing. Raśl Jurovietzky


Introducción

Corresponde en esta octava parte del artículo pasar a ordenar el resto de las secuencias mostradas en la figura 27 de la sexta parte, que reproducimos aquí por comodidad de visualización.

Fig. N° 27 (sexta parte)

 

Comenzaremos por los 4 subconjuntos sD’, sE’, sF’ y sG’, puesto que en la parte anterior (7a) hemos ordenado los subconjuntos primarios sA’, sB’ y sC’ obteniendo los subconjuntos primarios ordenados sA, sB, y sC.

Los 4 subconjuntos están relacionados en el sentido de que cada uno tiene 3 HEC y además todos ellos combinan un trigrama puro con uno impuro (ver figura anterior).

Para su ordenamiento se tendrá en cuenta la restricción C {5} dada al final de la séptima parte del artículo:

“Los elementos de la secuencia TNHec de profundidad-0 (5 hexagramas- definiciones. 39-40) deben ir colocadas en la posición final de sus niveles (0, 1, 3, 5, 6)”.

Además de lo anterior el Dr. Cook indica que los ordenamientos se basan en las secuencias de trigramas F2 y M3. Otra indicación es que en los casos en que la secuencia de 3 hexagramas tiene un trigrama de género femenino impuro, si la secuencia es no invertible- o sea si los extremos no tienen invertibilidad contrastiva (CI)- en el proceso de aplicación de la estipulación sobre C {5} se debe retener el que la nueva secuencia sea también no invertible. Esto modifica el proceso en el sentido de que habría que producir una reversión – intercambio de los extremos – en lugar del pasaje de uno sólo de los mismos hacia el otro extremo.

Observemos que el no tener invertibilidad contrastiva los extremos equivale a decir que las secuencias de trigramas femeninos impuros que cumplen con ello son simétricas, o sea que el trigrama no invertible (NIN) se encuentra en el centro de la secuencia de tres trigramas. Ello ocurrirá con las secuencias F2 y F3 (ver la figura siguiente).

Producido este ordenamiento pasaremos a completar el trabajo sobre los 9 subconjuntos primarios (sA..sI), operando con las secuencias sH’ y sI’ para obtener sH y sI respectivamente.

Como estas secuencias son matrices de 6 x 1 (6 columnas y 1 fila), o sea matrices lineales, tendremos que convertir las matrices de hexagramas que obtengamos en el proceso (matrices de 2 x 3), para linealizarlas. Para ello habrá de realizarse un recorrido a través de esta matriz de 2 x 3.

En estos casos de sH y sI tendremos en cuenta que cuando tratemos con hexagramas impuros masculinos (sH), dicho recorrido se hará en zig-zag (“boustrophedon”). Cuando los hexagramas están compuestos por trigramas impuros femeninos (sI), el recorrido en cambio se hará en forma circular.

A continuación se procederá a la determinación de los conjuntos sJ y sK, para finalizar luego esta octava parte con algunas consideraciones respecto al texto del Dr. Cook y el método de análisis del mismo empleado en este artículo.

Agregamos a continuación, también por comodidad de visualización la figura número 6 de la séptima parte de este artículo.

 

Fig. N° 6 (séptima parte)

 

En esta figura aparecen las secuencias de trigramas y sus designaciones que serán utilizadas en los desarrollos que siguen.

3.9.5- Determinación de las secuencias sD, sE, sF, sG

3.9.5.1- Determinación de sD

Definiremos el subconjunto primario ordenado sD a partir de sD’:

sD’ sD

 

Los elementos de sD’ son (ver fig. 27 en la introducción):

 

 

Observamos que la secuencia de los trigramas inferiores (T2) es:

 

 

Nos fijamos en la figura número 6 dada en la introducción y vemos que corresponde a M5. Además vemos que esta secuencia es cíclicamente equivalente a M3.

Recordamos aquí que como indicáramos en la parte séptima del artículo: “Dos secuencias de trigramas A y B son cíclicamente equivalentes cuando la secuencia B es formada a partir de la secuencia A por tomar uno de los extremos de la secuencia A y colocarlo en el otro extremo”.

Por esta equivalencia se considera que ya está operando el factor ordenador de M3 y sólo queda el verificar si la restricción C {5} es aplicable en este caso.

Es aplicable en el sentido de los niveles a que puede aplicarse, que mencionamos en la introducción (y que dependen de los 5 hexagramas TNHec) son: 0, 1, 3, 5, 6.

Como sD’ corresponde al nivel 1 es aplicable.

Tenemos que ver si alguno de los hexagramas de sD’ corresponde con alguno de los 5 hexagramas TNHec.

Para ello recordamos que los 5 hexagramas TNHec indicados en las definiciones 39-40 de la parte séptima del artículo son:

 

 

Vemos que el primer hexagrama de sD coincide con el segundo de TNHec, entonces de acuerdo a la restricción C {5} debe pasar al último lugar de la secuencia y esta queda finalmente ordenada así:

 

Fig. N° 1

 

3.9.5.2- Determinación de sE

sE’ corresponde al nivel 2 y está compuesta por los 3 hexagramas:

 

 

En los tres hexagramas los trigramas superiores (T1) corresponden al trigrama femenino puro (F1) y los inferiores (T2) dan una secuencia:

 

 

Los tres trigramas son femeninos impuros y corresponden a la secuencia de trigramas F3 (ver fig. 6 en la introducción).

En este caso no va a ser aplicable la restricción C {5} pues, como dijimos antes, esta no opera sobre el nivel 2 (no hay hexagramas TNHec sobre el nivel 2), el ordenamiento va a depender de las relaciones entre F3 y F2, pues luego de trabajar con F2 como T2 se debe tener en cuenta dichas relaciones.

Entre F3 y F2 opera la relación de reversión, como se puede ver en la figura 6 de la introducción (recordamos que esta relación se da por intercambio de los dos extremos cuando la secuencia tiene 3 elementos (para la definición general ver la def. 13 en la parte quinta de este artículo).

En la figura 6 de la introducción tenemos que F2 es:

 

Fig. N° 2

 

Entonces con F1 como T1 y F2 como T2 tenemos:

 

Fig. N° 3

 

Con ellas construimos la secuencia intermedia de hexagramas *sE:

 

Fig. N° 4

 

 

Ahora tenemos en cuenta la relación de reversión entre F2 y F3 quedando finalmente - pues sigue siendo simétrica la secuencia de trigramas resultante (como se indicó en la introducción):

 

Fig. N° 5

 

3.9.5.3- Determinación de sF

Definiremos ahora un nuevo subconjunto ordenado sF

sF’ sF

 

Este está comprendido por aquellas clases que combinan el trigrama puro masculino (como T2) con los tres trigramas impuros masculinos (como T1).

La secuencia sF’ (perteneciente al nivel 4) es:

 

 

O sea que tendremos:

 

T1:

T2:

 

La secuencia T1 corresponde a M5 (ver figura número 6 en la introducción) y esta secuencia es cíclicamente equivalente a la secuencia M3 por lo que podemos ordenar utilizando directamente M3 como T1 quedando:

 

T1:

T2:

 

Entonces tendríamos como secuencia intermedia a *sF:

 

*sF:

 

Como la restricción C {5} no es aplicable en este caso porque en el nivel 4 no hay hexagramas de TNHec (recordamos que estos están sobre los niveles 0, 1, 3, 5, 6) entonces tomamos a *sF como secuencia ordenada final:

 

Fig. N° 6

 

3.9.5.4- Determinación de sG

Se define un nuevo subconjunto primario ordenado sG:

sG’ sG

 

Este está comprendido por aquellas 3 clases que tienen una sola línea yin (nivel 5).

Recordando que sG’ es: tendremos

 

T1:

T2:

 

La secuencia T1 se corresponde con la secuencia F3 (ver figura número 6 en la introducción).

Debemos modificarla en relación a F2 como ya vimos con anterioridad

 

F2: (T1)

 

Tendremos así:

 

T1:

T2:

 

Con lo que los tres hexagramas serán:

 

*sG:

 

Como ya vimos la relación entre F2 y F3 es de reversión, por lo que si ahora la tenemos en cuenta nos queda la secuencia:

 

 

Ahora debemos tener en cuenta la estipulación C {5}, puesto que en el nivel 5 se la debe tener en cuenta.

Observando los 5 hexagramas TNHec:

 

 

Vemos que el cuarto coincide con el primero de la secuencia de tres hexagramas, por lo que este primero debe ir al final de la secuencia.

Como estamos en un caso en que debemos respetar la simetría según se vio con anterioridad, o sea que la secuencia de trigramas femeninos impuros (aquí los T1) no debe tener invertibilidad contrastiva – no es invertible –, tenemos que lograr el cumplimiento de la restricción C {5} a través de una nueva reversión.

Así finamente obtenemos sG:

 

Fig. N° 7

 

Han quedado de tal forma ordenados los 4 subconjuntos primarios como se aprecia en la figura siguiente:

 

Fig. N° 8

 

Agregando los subconjuntos primarios ordenados previamente (sA, sB y sC) tenemos en lo que sigue el listado de los 7 ordenados hasta el momento:

 

Fig. N° 9

 

Observamos en esta figura propuesta por el Dr. Cook que el subconjunto primario ordenado sB es presentado como:

 

 

Ello se debe a que siendo sB compuesto por una sola clase de dos elementos el ordenamiento todavía implica que cualquiera de los dos se puede tomar como representativo. Como más adelante (sO) se discernirá cual de los dos elementos corresponde, el Dr. Cook como en otros lugares de su texto lo indica tácitamente tomando uno u otro como representativo.

De modo que seguiremos en adelante esta consideración de la misma forma.

 

3.9.6 – Determinación de sH y sI

3.9.6.1 – Determinación de sH

Los subconjuntos sE y sH constituyen juntos las 9 clases de nivel-2 caracterizadas por tener 10 rasgos – 2 provenientes de las 2 líneas yang y 8 provenientes de las 4 líneas yin.

Vamos a definir un nuevo subconjunto ordenado sH:

sH’ sH

 

La definición del subconjunto sH es paralela a la del subconjunto sI. Las matrices que se aplican en ambos casos son del mismo tamaño y están relacionadas por una transformación simple, pero tienen diferentes formas de recorrido que son específicos por género y diferentes secuencias de trigramas primarios específicos también por género.

Cada clase en el subconjunto sH está compuesta por dos trigramas impuros masculinos.

La construcción de este subconjunto impuro masculino se hace a través de la combinación de dos matrices de trigramas de 2 x 3 (2 columnas y 3 filas) en una sola matriz de 2 x 3 de hexagramas.

Una de las dos matrices de trigramas contiene los trigramas superiores (T1), y la otra contiene los trigramas inferiores (T2).

Estas dos matrices se combinan en una matriz simple de trigramas de 2 x 6 y ésta se convierte en una matriz de hexagramas de 2 x 3. De conformidad con el tipo masculino de este subconjunto, la matriz sH surge a lo largo de una trayectoria en zig-zag:

 

 

Esta trayectoria es la denominada por el Dr. Cook: “trayectoria en boustrophedon” como ya vimos con anterioridad.


Veamos ahora los elementos de la matriz de 2 x 3 que ocuparán las posiciones inferiores (T2) en los hexagramas.

Se basan en las secuencias impuras masculinas de trigramas M3 y M5:

 

Fig. N° 10

 

Ambas secuencias son cíclicamente equivalentes.

M3 ocupará la primera columna de la matriz y M5 la segunda:

 

Fig. N° 11

 

Esta es la matriz de 2 x 3 de las posiciones T2 de los hexagramas


Veamos la otra matriz de 2 x 3, la que ocupará la posición T1 en los hexagramas.

Esta se basa en la secuencia M4:

 

Fig. N° 12

 

La duplicación de los elementos de esta matriz produce la secuencia denominada como sHU por el Dr. Cook.

 

Fig. N° 13

 

Esta secuencia se ubica de manera de formar la matriz de 2 x 3

 

Fig. N° 14

 

Veamos ahora como combinamos las dos matrices:

 

Fig. N° 15

 

Ubicándolas en sus lugares correspondientes tendremos la matriz de 2 x 6 de trigramas:

 

Fig. N° 16

 

Ahora se pasa a la matriz de hexagramas de 2 x 3 denominada sHm por el Dr. Cook:

 

Fig. N° 17

 

Sobre esta matriz vamos a realizar el recorrido en zig-zag ya indicado, el asterisco muestra el hexagrama de partida y las flechas la dirección del recorrido:

 

Fig. N° 18

 

La matriz de 2 x 3 queda linealizada en una de 6 x 1 (matriz fila) que constituye el subconjunto primario ordenado sH:

 

Fig. N° 19

 

3.9.6.2 – Determinación de sI

Ahora vamos a definir el nuevo subconjunto primario ordenado sI a partir de sI’: sI’ sI

 

Está compuesto por las 6 clases de nivel-4 (cuyos hexagramas tienen 4 rasgos provenientes de las 4 líneas yang y 4 rasgos provenientes de las 2 líneas yin haciendo un total de 8 rasgos por hexagrama).

Recordamos que sI’ es:

 

sI’

 

El subconjunto sI se construye con el mismo método que el subconjunto sH, pero teniendo en cuenta que ahora tenemos trigramas impuros femeninos (en lugar de impuros masculinos como sucedía con sH), el recorrido de la matriz ya no será en zig-zag sino circular.

Las matrices (sH, sI) son del mismo tamaño y relacionadas una con la otra por medio de una transformación simple.

Cada clase del subconjunto sI está compuesta de dos trigramas impuros femeninos.

La construcción de sI se basa en la combinación de dos matrices de trigramas de 2 x 3 (2 columnas y 3 filas) dando una matriz simple de hexagramas de 2 x 3.

Una de las dos matrices contiene los trigramas superiores (T1) y la otra los trigramas inferiores (T2).

La combinación de las dos matrices de trigramas da primero una matriz de trigramas de 2 x 6 y la conversión de esta proporciona la matriz de hexagramas de 2 x 3.


Veamos – como hicimos para sH – los elementos de la matriz de 2 x 3 que ocuparán las posiciones inferiores (T2) en los hexagramas.

Se basan en las secuencias impuras femeninas de trigramas F2 y F5:

Fig. N° 20

 

Ambas secuencias son cíclicamente equivalentes.

F2 ocupará la primera columna de la matriz y F5 la segunda:

Fig. N° 21

 

Esta es la matriz de 2 x 3 de las posiciones T2 de los hexagramas.

La otra matriz – que ocupará la posición T1 en los hexagramas – se basa en la secuencia F4:

 

Fig. N° 22

 

Esta secuencia – en forma análoga a lo visto para sH – aparece duplicada y es nombrada por el Dr. Cook como sIU:

 

Fig. N° 23

 

Ahora colocamos la matriz sIU (de 6 x 1) para formar una matriz de 2 x 3:

 

Fig. N° 24

 

Combinamos las dos matrices de 2 x 3 para obtener la matriz de trigramas de 2 x 6:

 

Fig. N° 25

 

Fig. N° 26

 

Ahora pasamos a la matriz de hexagramas de 2 x 3 que el Dr. Cook denomina sIm:

 

Fig. N° 27

 

Esta matriz de hexagramas tiene 3 clases invertibles (INV) en la columna izquierda y 3 clases no invertibles (NIN) en la columna derecha.

Sobre esta matriz sIm haremos el recorrido circular – ya mencionado – en el sentido de las agujas del reloj (CW), partiendo del hexagrama representativo señalado por el asterisco:

 

Fig. N° 28

 

Obtendremos así una matriz fila (6 x 1) que es el subconjunto primario ordenado impuro femenino sI:

 

Fig. N° 29

 

Habíamos dicho antes que había una transformación simple que permitía pasar de sH a sI, ahora la pondremos de manifiesto.

Pongamos en paralelo las matrices de hexagramas que permiten linealizar – una por zig-zag la otra circularmente (CW) a partir de los asteriscos – dando sH y sI, nos referimos a sHm y sIm:

 

Fig. N° 30

 

La generación de una de las matrices a partir de la otra se puede conseguir por un proceso de dos pasos:

1 – Obversión

2 – Corrimiento de fila hacia abajo (lo que sale por abajo entra por arriba)

El proceso se puede seguir en la figura siguiente:

 

Fig. N° 31

 

A partir de sHm hemos obtenido sIm.


Como resumen de lo propuesto en este ítem 3.9 presentamos juntos los 9 subconjuntos primarios ordenados (sA .. sI) que comprenden las 36 clases de equivalencia de hexagramas (HEC), figura que ha sido tomada como otras anteriores del texto bajo análisis del Dr. Cook:

 

Fig. N° 32

 

3.10 – Determinación de sJ y sK

Por comodidad de visualización hacemos presente nuevamente el plan general de avance de las deducciones presentado por el Dr. Cook:

 

Fig. N° 33

 

En ella observamos que vamos a definir a los conjuntos sJ y sK a través de la combinación de sD y sE para sJ, y de sF y sG para sK.

Como se aprecia en la figura número 32, sD y sE tienen un trigrama puro femenino y sF y sG un trigrama puro masculino.

Es de observar que el método utilizado para la combinación de sD y sE, a los fines de obtener el conjunto ordenado sJ, será también empleado para combinar los subconjuntos sF y sG para obtener el conjunto ordenado sK.


3.10.1 – Determinación de sJ

Los subconjuntos primarios ordenados sD y sE ya obtenidos son:

 

Fig. N° 34

 

Para el posicionamiento de las clases de los subconjuntos sD y sE en el conjunto sJ será utilizada una plantilla.

¿Cómo hallamos dicha plantilla?

Observamos que sJ estará formada por 6 miembros ( 3 por sD y 3 por sE) y que un hexagrama está compuesto por 6 líneas.

La plantilla es un hexagrama cuyas 6 líneas ordenaran a los 6 miembros para obtener sJ.

Vemos que en los subconjuntos sD y sE los trigramas inferiores (T2) son: en sD impuros masculinos (1 yang, 2 yin) y en sE impuros femeninos (2 yang, 1 yin).

Su combinación dará hexagramas de 3 líneas yin y 3 líneas yang.

Esto indica que para encontrar la plantilla adecuada debemos recurrir a las secuencias de nivel 3.

En el nivel 3 encontramos a sB y sC.

Descartamos a sB puesto que solo tiene una clase y necesitamos que la plantilla de lugar a dos clases, una para sJ que el Dr. Cook denomina sJt y otra para sK que es denominada sKt.

Entonces la plantilla proviene del subconjunto primario ordenado sC.

Recordamos que este es:

 

Fig. N° 35

 

Teniendo en cuenta la estipulación que indica que ambas plantillas (una para sJ y otra para sK) deben pertenecer al mismo subconjunto DI (Inverso Disjunto, ‘Giau Gua’, con intercambio – ‘swapping’ – de trigramas, ver definición 5 de la quinta parte de este artículo) – estipulación indicada por el Dr. Cook – ella hace que debamos descartar el hexagrama a los fines de establecer las plantillas, puesto que la inversión disjunta (DI) daría la misma clase: y necesitamos dos clases.

Nos quedan así 8 candidatos en la secuencia que denominaremos como *sC:

 

Fig. N° 36

 

Nos dice Cook que este conjunto de 8 clases es equivalente al conjunto de 4 subconjuntos de nivel-3 con 2 miembros cada uno (dados en la figura 26 de la sexta parte de este artículo):

 

Fig. N° 37

 

Esto es fácil de verificar recordando que cada uno de los miembros de *sC representa una clase de 2 elementos (en la clasificación por invertibilidad – INV. Así Fa2 es idéntico a *sC1 y Fa1 pertenece a la misma clase de *sC6 y así sucesivamente.

Por lo anterior a *sC también la denominará: Fabcd.

El método utilizado para seleccionar las plantillas comienza con la consideración dentro de la secuencia *sC de los hexagramas mutuamente obversos (MO – ver definición 4 en la quinta parte de este artículo).

Tendremos así:

*sC1: Su obverso sería: pero este
pertenece a la misma clase por INV, entonces no se considera.
*sC2: Su obverso sería: y este es *sC5
*sC3: Su obverso sería: y este es *sC4
*sC6: Su obverso sería: pero este también
pertenece a la misma clase por INV, entonces tampoco se toma en cuenta.
*sC7: Su obverso sería: y este es *sC8

 

Ahora seguimos el procedimiento con el listado de lo obtenido desde el tope hacia abajo comenzando por los primeros miembros de los pares obversos:

 

*sC1         

*sC2 *sC5

*sC3 *sC4

*sC6          

*sC7 *sC8

 

Colocando los hexagramas correspondientes sería:

 

Fig. N° 38

 

Tenemos 8 clases invertibles en total, 5 clases obversas (con la selección de una de los pares mutuamente obversos para representar la clase), 3 de ellas no son auto-obversas (non-AO) y 2 son cada una auto-obversas (AO – ver definición 6 de la quinta parte de este artículo).

En la figura siguiente queda esto representado:

 

Fig. N° 39

 

Observamos en los números de la derecha de la figura como vuelven a aparecer los primeros números de la secuencia de Fibonacci G1: (1, 1, 2, 3, 5, 8)

Las flechas de la figura 38 indican las 2 clases auto-obversas, estas son las seleccionadas para servir como plantillas:

 

 

Por ser auto-obversas, cada representativo de la clase tiene tipos opuestos de líneas en el tope y abajo.

Ahora vamos a representar las dos clases con los dos miembros de cada una:

 

 

Si linealizamos horizontalmente, comenzado por la línea inferior que será entonces la cabeza de la secuencia, y seleccionamos los dos hexagramas que tengan el trazo inferior de tipo yang, tendremos:

 

 

En el otro caso será:

 

 

Estos dos hexagramas conformarán las plantillas sJt y sKt.

Para determinar cual corresponde a cada una observaremos los trigramas que están a la cabeza de la secuencia (en este caso los T2). Recordando que sD y sE tienen un trigrama femenino puro y su combinación dará sJ, mientras que sF y sG tienen un trigrama masculino puro y su combinación dará sK, vemos que la plantilla que tiene el trigrama femenino a la cabeza de la secuencia (T2) dará origen a sJ y la plantilla que tiene el trigrama masculino a la cabeza de la secuencia (T2) dará origen a sK.

Lo anterior se indica en la siguiente figura:

 

Fig. N° 40

 

En esta figura los ideogramas indican simplemente los caracteres yang y yin desde abajo hacia arriba linealizados horizontalmente.

Entonces el conjunto sJ se ordena por medio de sJt: las clases de sD (hexagramas con trigramas masculinos impuros en T2) se colocan sobre los trazos yang linealizados, en tanto las clases de sE (hexagramas con trigramas femeninos impuros en T2) son colocados en relación a los trazos yin linealizados:

 

Fig. N° 41

 

El conjunto ordenado sJ es entonces:

 

Fig. N° 42

 

En la figura los ideogramas indican el género del trigrama inferior (T2) como masculino o femenino.


3.10.2 – Determinación de sK

Se define el conjunto sK como la unión ordenada de los subconjuntos sF y sG (ver figura 33).

El método para producir la combinación es el mismo que se siguió para sJ.

Los subconjuntos sF y sG ya fueron determinados, ellos son:

 

Fig. N° 43

 

La plantilla a utilizar en este caso es:

Fig. N° 44

 

El conjunto sK se ordena por medio de sKt. Las clases de sF (hexagramas con trigramas T1 impuros masculinos) se colocan sobre los trazos yang linealizados de la plantilla, en tanto que las clases de sG (hexagramas con trigramas T1 impuros femeninos) se colocan en relación a los trazos yin linealizados.

 

Fig. N° 45

 

El conjunto ordenado sK queda entonces como sigue:

 

Fig. N° 46

 

En la figura los ideogramas indican el género del trigrama superior (T1), masculino o femenino.

Terminaremos este punto remarcando los paralelismos entre sJ y sK a través de tres figuras presentadas por el Dr. Cook.

 

Fig. N° 47

 

Fig. N° 48

 

Fig. N° 49

 

Esta última figura sigue el lineamiento de la figura 48 pero destacando una característica de los hexagramas de la misma.

Esta característica se refiere a los trigramas componentes de dichos hexagramas e indica cuando estos trigramas son contrastivos (C) o no lo son (N).

 

3.11 – Comentario sobre el texto del Dr. Cook y nuestro análisis

Es de notar que en el análisis del texto que venimos realizando, nos hemos apoyado sobre las estipulaciones que indica el Dr. Cook – reglas y restricciones – esto tiene un sentido simplificativo destinado a hacer menos ardua y extensa la comprensión de este texto complejo.

Al respecto puede ser este un buen momento para señalar la composición del mismo.

El texto tiene una extensión de 642 páginas.

Está dividido en varias secciones y estas a su vez en capítulos.

Las secciones son:

  1. Introducción: con 28 páginas.

  2. Resumen de la solución: con 56 páginas.

  3. Despliegue de las deducciones realizadas para la solución: con 142 páginas.

  4. Notas de final de la sección 3: Algunas muy extensas, que dan cuenta de elementos profundos de las deducciones y de las estipulaciones – reglas y restricciones – que se realizan en los diversos capítulos de 2 y 3: con 184 páginas (repartidas entre los diversos capítulos de la sección 3).

  5. Sección de conclusiones: con 96 páginas divididas en 4 capítulos.

  6. Sección de recursos: con unas 127 páginas divididas en 3 capítulos:

    1. Glosario: con unas 55 páginas.

    2. Código fuente: con 56 páginas, son los programas de computación sobre los cuales se apoyó el Dr. Cook para realizar sus deducciones.

    3. Referencias: con 16 páginas, son la designación de los textos y autores que de alguna forma utilizó el Dr. Cook para desarrollar su trabajo.

Dada la complejidad expositiva del texto, en el cual en muchas oportunidades se dan elementos que serán utilizados en forma extensa bastante más adelante y que conducen a un permanente ida y vuelta en el texto – lo mismo que para la utilización del extenso glosario en sus definiciones y abreviaturas – para el análisis hemos preferido linealizar en lo posible el avance deductivo, es decir dando los elementos en el entorno en que serán utilizados y dividiendo el glosario por el mismo motivo. Entonces en aras de la comprensión se pierden por el camino ciertas profundizaciones que realiza en su texto el Dr. Cook. Entre ellos se deben citar los desarrollos de triangulación de los HEC que conducirán a un más profundo análisis de los TNH en los aspectos de direccionalidad (DTD e ITD).

Esto lo veremos más adelante, previamente a su necesaria utilización.

Otras inclusiones realizadas en el análisis para facilitar la comprensión y reemplazar al análisis computacional es el desarrollo de algunos diagramas de flujo que motivan el que nosotros mismos podemos hacer de computadora, para obtener ciertos resultados, como ser el ya dado – en la parte tercera de este artículo – para la obtención de las 32 secuencias de 64 hexagramas propuestas por el Dr. Cook en las dos páginas finales de su texto.

Corresponde en la próxima parte de este artículo comenzar con la determinación de los superconjuntos sL y sM.

 

(Continuará)

Autor: Ing. Raúl Jurovietzky

 

 

 

Imprimir el artículo


Raśl Jurovietzky
Ingeniero
E-Mail: rauljuro@saiching.org

 




Hexagrama N° 56 Lü / El Andariego - El Viaje -
Por la Poeta - Narradora Lucía Rosso
Hexagrama N° 16 Yü / El Entusiasmo-
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Ensayo completo sobre I Ching y Sincronicidad
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Iching y Salud
Por la Doctora Beatriz Rodriguez
Metáforas cruzadas entre el I Ching, la Psicología Analítica y la Física Cuántica
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 5 Hsü / La Espera (La Alimentación),
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Posibilidades y Probabilidades en el método de los tetraedros
- Comparaciones con otros métodos-
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunas reflexiones sobre los hexagramas N° 3 y N° 31
Hexagrama N° 3 Chun / La Dificultad Inicial
Hexagrama N° 31 Hsien / El Influjo (El Cortejo)

Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 25 Wu Wang / La Inocencia (Lo Inesperado)
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"

Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N° 2 K´un / Lo Receptivo y Salud
Por la Doctora Beatriz Rodriguez
Polaridades, Anillos y Territorios en el I Ching
Por el Licenciado Miguel Weil
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(1° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(2° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(3° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(4° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(5° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(6° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(7° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
EL SENDERO DEL HÉROE Y LOS HEXAGRAMAS DEL I CHING
Los estados de conciencia del arquetipo del guerrero
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Asociaciones en torno al hexagrama 50 - El Caldero
Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 16 Yü / El entusiasmo,
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 27, I "La Boca, La Alimentación"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Reflexiones sobre el Tiempo y el I Ching
Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 48, Ching "El Pozo de Agua"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N° 50, Ting "El Caldero"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Polaridades, Anillos y Territorios en el I Ching
(parte 2 de 3)
Por el Licenciado Miguel Weil
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 49, Ko "La Revolución"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(5º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N· 63, Chi Chi, “La Conclusión”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N· 64, Wei Chi, “Inconcluso”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Algunas reflexiones sobre el Hexagrama 43 (El Desbordamiento, La Resolución)
Por la Docente Rosa Shapira
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama Nº 1, Ch’ien, El Cielo,  “Lo Creativo”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Más allá del oráculo
(o conversando con el I Ching)
Por Nené Montero
Yi Jing y el Budismo en elJapón de la Era Tokugawa
Por Luis E. Andrade
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(6º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el hexagrama 5
(la espera, la alimentación)
Por la Docente Rosa Shapira
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(5º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(6º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(7º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Noticia Bibliográfica
“Adivinar el Inconsciente”
Por Ezequiel Saad Tobis
Una colaboración desde España
“El I Ching es un grupo finito Abeliano e involutivo”
Por el Licenciado Javier Martínez de la Casa
Aplicación de la teoría de Grupos a la consulta oracular
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(8º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(9º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(10º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(11º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(12º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(13º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
   





Volver

© SAICHING 1997-2012