Imprimir el artículo



Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(Parte décima)




Autor: Ing. Raśl Jurovietzky


Introducción

En esta parte del artículo continuaremos el trabajo sobre la determinación de la secuencia sO.

Correspondería tratar el tema de direccionalidad, pero antes consideraremos, para seguir el método del Dr. Cook, la forma de colocar los 36 HEC en figuras triangulares que denomina “octatys” (8 filas, la mayor de 8 elementos, la menor de 1 elemento).

Como ejemplo tomaremos la secuencia de 64 hexagramas: 19:11001 ya vista en la cuarta parte de este artículo (3.1.2.3).

Por comodidad de visualización reproduciremos nuevamente la figura correspondiente que resultó para los 36 HEC.

Luego proseguiremos con los desarrollos indicados por el Dr. Cook para sO.

Formación de “octatys”

De acuerdo a lo indicado la figura que sigue corresponde a los 36 HEC correspondientes a la matriz de 64 hexagramas 19:11001.

 

Fig. N° 1

 

A partir de esta representación se construye la formación triangular simplemente, tomando 8 hexagramas sucesivos para la primera fila, luego los 7 siguientes para la segunda fila y así sucesivamente obteniendo la figura siguiente:

 

Fig. N° 2

 

Este tipo de figuras se puede construir también con la fila de 8 elementos en la parte inferior, de hecho el Dr. Cook las utiliza de ambas maneras.

En la primer parte de su trabajo muestra como se obtiene la triangulación a partir de la matriz de hexagramas 21:11111, que se puede apreciar en la figura siguiente:

 

Fig. N° 3

 

Presenta no solo la secuencia de “octatys” que denomina como R

Sino una secuencia de “heptactys” (7 filas con 28 hexagramas en total) que denomina como D. Esta es el complemento de la anterior respecto a los 64 hexagramas iniciales [la diferencia de 8 hexagramas entre una y otra proviene de los 8 hexagramas no-invertibles (NIN) ubicados en el “Octatys”].

 

Fig. N° 4

Ahora estamos en condiciones de proseguir con el análisis de las deducciones que realiza el Dr. Cook.

3.14.2 – Direccionalidad TNH Determinada (DTD)
    Las clases con una determinada direccionalidad TNH (DTD) son “aquellas clases invertibles que tienen hexagramas nucleares terminales invertibles”.

Recordando que de los 36 HEC hay 28 invertibles (INV), podemos ver que entre estos 28 solamente hay dos clases que tienen sus hexagramas nucleares terminales no-invertibles (NIN).

Estas clases corresponden a los hexagramas: y que como se puede observar son obversos.

Estas dos clases tienen como hexagramas nucleares terminales a: y respectivamente, su direccionalidad no está determinada y por ello la designación que realiza el Dr. Cook de ellos es: ITD, ello se puede apreciar en la siguiente figura:

 

Fig. N° 5

 

Las dos clases ITD reciben su orientación por defecto y final inicialmente, cuando quedan generadas en la matriz sC. Todos los otros hexagramas que tienen direccionalidad TNH indeterminada son no-invertibles, es decir los hexagramas no-invertibles siempre tienen hexagramas nucleares no-invertibles.

Tenemos hasta ahora un esquema como el que sigue:

 

Fig. N° 6

 

Para ejemplificar en este tema el Dr. Cook utiliza una secuencia de hexagramas conveniente a efectos demostrativos, la (5:01111).

Lo hace porque en esta secuencia aparece más ordenada la separación de los ITD y los NIN para mostrar los 26 DTD en forma triangularizada.

La veremos a continuación:

 

Fig. N° 7

 

En la figura se aprecia que se han ubicado los tetragramas nucleares que corresponden a los cuatro hexagramas que los rodean, así como los 3 digramas centrales que son compartidos, uno por 16 hexagramas y los otros dos por 10 hexagramas cada uno, en los 36 HEC.

Si se observa la figura anterior en función de los 7 niveles a que pueden pertenecer los hexagramas, se ve que los DTD aparecen en cinco niveles que, tomando como representativo de clase al del bit más significativo en lo bajo (MSB en lo bajo) y puestos en orden creciente por nivel, se pueden apreciar en la siguiente figura:

 

Fig. N° 8

 

Los niveles DTD (1, 5), que tienen un número impar de clases (3, 3), se denominan “niveles impares o exteriores”; los niveles (2, 3, 4) con un número par de clases (6, 8, 6) son llamados “niveles pares o interiores”. Esta distinción, nos dice el Dr. Cook, es clave para uno de los desarrollos futuros.

 

3.14.3 – Los TNH en las profundidades (0..2)

3.14.3.1

En primer lugar vamos a recordar la composición de los TNH (Hexagramas Nucleares Terminales) dada en la parte novena de este artículo (ver punto 3.14.1), a través de la figura indicada en dicho lugar.

 

Fig. N° 9

 

Estos 8 TNHab, cuando se trata de los 36 HEC iniciales (profundidad-0) se ven reducidos a 5 (TNHec) debido a la clasificación por invertibilidad. Además de estos 5, 3 son invertibles (TNHic) y 2 no-invertibles (TNHnc). Uno de los no-invertibles es femenino puro y el otro masculino puro, como veíamos en la figura 37, en la parte novena de este artículo.

Por comodidad de visualización volvemos a mostrar dicha figura:

 

Fig. N° 10

 

3.14.3.2

En segundo lugar vamos a triangularizar la secuencia de 36 HEC que corresponde a la matriz de 64 hexagramas (21:11111) vista en la figura número 3.

La forma triangular elegida por el Dr. Cook es con la base de 8 hexagramas en lo bajo. Para llegar a lo que expone comenzaremos por el hexagrama en la línea de abajo a la derecha y haremos el recorrido hacia la izquierda, en lugar de la parte final de lo expresado en 3.14.1, la línea superior del triángulo (octatys) es el hexagrama . Esto es lo mismo que si lo viéramos tomando la secuencia R superior (ver figura número 4) y la giramos 180° sin cambiar la orientación (sin inversión) de los hexagramas que componen dicho triángulo.

Obtenemos la secuencia triangular que se aprecia en la figura siguiente, octatys denominado por el Dr. Cook como:
D-0(1,1,1,0)

 

Fig. N° 11

 

A partir de este octatys hallamos los tetragramas nucleares de sus elementos y luego los expandimos para obtener el octatys de hexagramas correspondiente a la profundidad-1 (D-1):

 

Fig. N° 12

 

Si proseguimos con el proceso recurrente para pasar a la profundidad-2 (D-2), es decir hallamos los tetragramas nucleares de profundidad-1 y los expandimos, obtenemos el siguiente octatys.

 

Fig. N° 13

 

Ahora corresponde pasar a determinar el octatys que corresponde a los TNH, este es denominado por el Dr. Cook como: TNH (1,1,1,0).

Así como antes decíamos que a profundidad-0 (D-0) podían estar presentes sólo 5 de los TNH, tenemos que tener en cuenta que a profundidades mayores pueden aparecer los 3 que por clasificación por invertibilidad habíamos descartado para la profundidad-0.

¿Cómo se llega a esta figura triangular?

Lo veremos con un diagrama lógico que toma en cuenta las condiciones enumeradas por el Dr. Cook al respecto.

Ya conocemos los diagramas triangulares D-0, D-1 y D-2, sobre ellos trabajaremos.

Si numeramos las posiciones correspondientes en los 3 diagramas indicados desde 1 hasta 36 (1..36) – dicha numeración la podemos realizar de formas diversas – la forma que elegimos es (sobre D-0), en la fila inferior y sobre la derecha, entonces será D-0 (1) y luego de D-0 (8) sobre la misma fila, volvemos a la derecha en la fila que sigue con D-0 (9) hasta D-0 (15) y así sucesivamente hasta completar con D-0 (36) que es: .

A esta posición la representaremos con la vocal i en el diagrama lógico.

Esta forma de realizar el recorrido la elegimos para realizar luego el acople con otro de los diagramas – presentado con anterioridad por el Dr. Cook – que lineariza los diagramas triangulares mostrando la recursividad de los 36 HEC para arribar a las diferentes profundidades.

 

Fig. N° 14

 

Vamos a ver como funciona este diagrama lógico.

Tengamos presente a los elementos que pertenecen a la secuencia TNH dados en las figuras 9 y 10 anteriores.

Supongamos que ya estamos con el valor  i = 3, para este valor: D-0(3) es ; D-1(3) es ;  D-2(3) es (ver figuras 11, 12 y 13).
A partir del diagrama lógico vamos a obtener a que profundidad pertenece el TNH y a cual de los 8 TNH corresponde. Veamos:

D-0(3) = D-1(3)?   No

D-0(3) es TNH?    No

D-1(3) es TNH?    Si

Entonces:  TNH(3) = D-1(3)  ;   Prof. = 1
Podemos ubicarlo en el diagrama triangular de los TNH, luego aumentamos  i en 1 (i = i + 1), el nuevo i será 4
         i = 37?  No ;  D-0(4) ; D-1(4) ; D-2(4)   y sigue el proceso iterativo.

Veamos otro valor:  i = 26

D-0(26) es ;  D-1(26) es ;   D-2(26) es

D-0(26) = D-1(26)?  No

D-0(26) es TNH?     Si

Entonces:  TNH(26) = D-0(26) ; Prof. = 0

Cuando i = 36 completamos las iteraciones obteniendo el TNH de profundidad-0 y  al sumar 1 a i este queda en 37 por lo se termina el proceso iterativo.

Así podemos ir construyendo el octatys que corresponde a los TNH(1,1,1,0) que resulta como se ve en la figura siguiente:

 

Fig. N° 15

 

El hexagrama nuclear Terminal queda identificado por una clase de hexagramas en una de tres posibles profundidades que surgen también del recorrido del diagrama lógico.

Para comprender mejor los diagramas presentados por el Dr. Cook en este tema, conviene reflejar una linearización de las figuras triangulares D-0, D-1, D-2 y TNH puestas por él aunque en forma bastante anterior. Esto lo hace en oportunidad de discutir la clasificación de Tetragramas Nucleares (NTa).

Lo denomina como la tabulación del análisis recursivo de los hexagramas nucleares (RNH), en relación al conjunto completo de los 36 HEC.

La figura se da dividida en dos partes de 18 hexagramas (18 columnas) cada una. (Fig. 16 a y 16 b)

La profundidad a la que aparecen los TNH también es posible obtenerla a partir de esa figura, hay que tener en cuenta que es la menor profundidad en la que hay coincidencia entre el TNH y el hexagrama (D-0, D-1, D-2) de esa posición. Esto es precisamente lo que subyace en la construcción del diagrama lógico. Obtenemos una fila de números (0..2) que se agrega como última fila en el diagrama, con lo que tenemos 14 filas en el mismo.

 

Fig. N° 16

 

Lo que indican las designaciones de cada fila de la figura 16 (dadas en la columna de la izquierda) es:

D-0- Los HEC de comienzo (a profundidad-0).
NTa- El tetragrama nuclear en D-0 (4 líneas centrales).

D-1- El hexagrama nuclear a profundidad-1, formado por expansión del tetragrama nuclear

NTb- El tetragrama nuclear en D-1.

D-2- El hexagrama nuclear de profundidad-2, formado por expansión del tetragrama nuclear manteniendo la distinción por invertibilidad entre los 2 miembros del HEC CNT invertible ( y ).

d-0- El digrama central NDa  de D-0, que aparece triplicado en D-2.
d-1- Líneas superior e inferior de NTa.
d-2- Líneas superior e inferior de D-0.

CNT- La triple clasificación CNT que unifica los miembros del par CNT invertible bajo el signo

TNH- Hexagrama Nuclear Terminal.

Recordamos que la auto-obversión resulta cuando al invertir el hexagrama se obtiene el mismo hexagrama que cuando se obvierte el mismo. (Tsien-gua = Pang Tung).

PROF- Es la última fila que indica lo ya comentado antes, la primer fila en la que hacen su aparición los TNH dada por los números (0..2).

 

Observamos que en D-0 hay 5 hexagramas que corresponden a los TNH (los mismos 5 TNH ya mencionados de PROF-0).

En D-1 habrá 13 hexagramas que corresponden a los TNH.

En D-2 tendremos 18 hexagramas que corresponden a los TNH.

Si ‘leemos’ todos ellos en D-0, pero señalando la profundidad del TNH correspondiente llegamos a la siguiente figura:

 

Fig. N° 17

 

La figura equivalente dada por el Dr. Cook es:

 

Fig. N° 18

 

Observamos que en cada profundidad tenemos las mismas clases de hexagramas en las figuras 17 y 18, pero están ubicadas en diferentes posiciones y en algunas aparecen como representantes de las clases en la figura 18 el inverso del de la figura 17.

Nuevamente tenemos que asumir que el Dr. Cook está diciendo en forma implícita que no interesan dentro de cada profundidad en estas figuras ni la ubicación, ni cual es el representante de los 36 HEC, sino la separación (“leída” en D-0) en las profundidades en que aparecen los TNH correspondientes. Esta forma implícita añade una complejización para la comprensión de lo que se quiere expresar.

Aclarado el tema proseguiremos siguiendo las figuras presentadas por el Dr. Cook.

Este nos dice en su texto:

“A profundidad-0 la clase de hexagramas en sí misma es TNH (para las 5 clases); los TNH son hallados en profundidad-1 para 13 clases, y a profundidad-2 para 18 clases. Si una clase representativa (tomada de las 36) es en sí misma no invertible (NIN), o si tiene su hexagrama nuclear a profundidad-1 no-invertible (y de ahí a todas las demás profundidades, ITD), pasa a través del método TNH sin cambios. Descartando los 10 no-DTD de la figura anterior (NIN + ITD = 8 + 2 = 10), las 26 clases DTD son como sigue (marcando los 8 NIN descartados con y los 2 ITD descartados con

 

Fig. N° 19

 

3.14.4- Los TNH por defecto

El Dr. Cook indica que para determinar el ordenamiento de los hexagramas dentro de cada una de las 26 clases DTD (las que tienen TNH invertibles), debemos hacer un procesamiento previo para colocar la orientación que denomina de los “TNH por defecto”.

Para ello tomará 3 TNH por defecto que denomina “TNHd”:

 

Fig. N° 20

 

Estos TNHd son representativos de las tres clases invertibles TNHic (ver figura número 10). Una clase de los TNHa ( sBn) y dos clases de TNHb ( sDn y sGn).

Podemos ver que las 3 clases TNHd pueden subdividirse en dos tipos:

[1]  sBn – una clase que ha perdido el tipo de línea minoritaria, es neutra en ese sentido.

[2]  no- sBn – comprendidos por dos clases que tienen un tipo de línea minoritaria.

 

Fig. N° 21

 

La clase simple invertible sBn es auto-obversa (la inversión de los hexagramas da lo mismo que su obversión), no tiene invertibilidad contrastiva (CI) (entre sus trigramas) y tampoco tipo de línea minoritaria.

Las dos clases invertibles TNH no-sBn son mutuamente obversas, tienen CI y tipo de línea minoritaria y aíslan la línea que hace excepción en un extremo.

Si observamos la figura número 15 en las 26 clases (DTD) que corresponden a los TNH invertibles (INV TNH) tenemos la siguiente regla para la determinación de los “TNH por defecto” en cuanto correspondan a la secuencia natural de HEC (D) o haya que modificarlos (M) para ajustarlos a la posición por defecto:

Regla

“Cuando INV TNH es masculino (línea minoritaria de tipo yang), el defecto está dado por la orientación de la mayoría y cuando INV TNH es femenino o neutro (yin minoritario, o sin tipo de líneas minoritarias) el defecto es la orientación de la minoría.

En la figura 15 encontramos que tiene una frecuencia de 4 y tiene una frecuencia de 1.

De la misma forma encontramos que tiene una frecuencia de 1, en tanto tiene una frecuencia de 4.

También resulta que resulta con frecuencia 3 y resulta tener una frecuencia de 13.

La figura que sigue resume los resultados de la aplicación de esta regla, señalando el nivel (L) a que pertenecen los 3 TNHd, aquellos que no se modifican (D) y aquellos que si, deben modificarse (M).

Además quedan en las columnas designadas como RNF (frecuencias naturales relativas), las cantidades de cada elemento (tomados de la figura 15), y las designaciones (sBn, sDn, sGn) por la pertenencia a los subconjuntos primarios correspondientes:

 

Fig. N° 22

 

3.14.4.1

Ahora vamos a separar las 26 clases DTD por su asignación a uno de los 3 TNHd y abreviaremos: sDn = D; sGn = G y sBn = B

También separaremos los 3 grupos por su profundidad (0..2).

Podríamos trabajar con los 3 octatys D-0, D-1 y D-2 pero es más conveniente hacerlo con la figura linealizada 16 en la cual tenemos encolumnados no sólo los D-0, D-1 y D-2 sino también el TNH y la profundidad que corresponde a cada elemento. Además seguiremos el orden proporcionado por la figura número 19 y lo indicado por la figura 22.

Resumimos toda la tarea a procesar en un diagrama lógico (diagrama de flujo) a través del cual haremos nosotros de computadora para arribar al resultado buscado. Este diagrama aplica en su estructura la regla antes enunciada.

Previamente daremos una breve explicación de las designaciones utilizadas en este diagrama de flujo:

i – indicador de posición del elemento (hexagrama) bajo análisis. Su rango es (1..26). Posición refiere a la figura 19 (tomada de izquierda a derecha en cada profundidad en forma continua).

j – Indicador de la profundidad que corresponde al elemento. Su rango es (0..2).

x(i) – Es el elemento (hexagrama – HEC DTD) bajo análisis (figura 19).

T(i) – Es el TNH correspondiente visto en la figura 16.

nT(i) – Es el número de repeticiones del T(i) (RNF), visto en la figura 22.

T(i)i – Es la inversión del T(i).

nT(i)i – Es el número de repeticiones del T(i)i (RNF), visto en la figura 22.

F – Femenino.

Ma – Masculino.

x(i)D – El x(i) que queda por defecto.

x(i)M – El x(i) modificado (invertido) que se toma por defecto

(x(i)i).

sDn = D – Pertenencia del TNHd y por ende del x(i) resultante por defecto al grupo indicado (se designa también en la figura posterior al diagrama de flujo como 

sGn = G – Pertenencia del TNHd y por ende del x(i) resultante por defecto al grupo indicado (o D inicial o al invertido si resulta M, visto en la figura posterior al diagrama de flujo como    

sBn = B – Pertenencia del TNHd y por ende del x(i) resultante por defecto al grupo indicado (o D inicial o al invertido si resulta M, visto en la figura posterior al diagrama de flujo como

Prof  = j – Profundidad (0..2) que corresponde al elemento x(i) ó x(i)i (en realidad al TNH “leído” como elemento de D-0 en la figura 16 y visto en la figura 19).

Con este diagrama de flujo vamos a simular una “corrida” computacional.

Esta comenzará proporcionando los valores inciales:
i = 1,  j = 0 que corresponde al valor inicial del DTD que se encuentra en profundidad cero (en la figura 19), con ello obtenemos el x(1). Mientras j = 0, el x(i) coincidirá con T(i). Sabemos que ello ocurre hasta que i = 3, puesto que vemos en la figura 19 que en profundidad 0 hay 3 DTD. De ahí que puesto que la numeración en los 3 niveles de profundidad de dicha figura es continua, como ya hemos indicado, cuando lleguemos al valor i = 4, es que estamos pasando a otra profundidad, de ahí la decisión de aumentar en 1 el valor de j (lo mismo ocurre cuando i toma el valor 15 o cuando toma el valor 27 - en este último caso tenemos finalizado el recorrido a través del diagrama de flujo).

Para determinar T(i) cuando j = 1 ó 2 podemos recurrir a la figura 16. Los símbolos y indican respectivamente: decisiones y resultados obtenidos.

 

Fig. N° 23

 

Ahora veamos algunos ejemplos de cómo se despliega la “corrida”.

Veamos el primer caso: i = 1, j = 0

De la figura 19 tenemos que x(i) es y por lo ya expresado T(i) será el mismo hexagrama.

En general (válido para todas las profundidades) podemos utilizar para hallar T(i) la figura 16. Entramos en ella buscando el x(i) en   D-0 y ubicando en la misma columna del x(i) y la fila de los TNH el T(i) correspondiente. Hay casos en que en D-0 está el x(i)i entonces, de igual manera que antes, bajo él tendremos un T(i)i, en estos casos volvemos a invertir el T(i)i y obtenemos el T(i) buscado.

Ello ocurre en el caso que estamos viendo, en la figura 16 encontramos como representante de la clase a: y bajo él (en la fila de los TNH) al mismo hexagrama, de modo que al invertirlo tendremos al T(i): .

Ahora para poder tomar las decisiones que siguen utilizamos la figura 22 para determinar el valor RNF que corresponde a este T(i) que denominamos N1, invertimos el T(i) y con la misma figura 22 determinamos N2. Resulta N1 = 1 y N2 = 4.

La primer decisión corresponde al género del T(i):
¿Es masculino?. Sí, lo es (yang minoritario).

Vamos a la otra decisión:
¿N1 > N2?. No, es menor. Entonces obtenemos x(i)M o sea, el x(i) que finalmente tomamos por defecto es: , este pertenece a la secuencia sDn y a la profundidad 0.

Luego el recorrido del diagrama nos lleva a un i = 1 + 1 = 2, la decisión siguiente indica que i no es 4 y la que sigue que no es 15 y la próxima que no es 27 y por ello regresamos al principio y comenzamos el análisis por x(2).

Así sucesivamente vamos completando lo propuesto como objetivo en este punto, que se puede resumir en un diagrama como el siguiente, dado por el Dr. Cook. Este coincide con lo que nosotros hemos obtenido en cuanto a los 26 DTD por profundidad y pertenencia a los subconjuntos primarios sDn, sGn y sBn (en la figura como ya mencionamos abreviados como D, G y B). Coincide en cuanto a la orientación por defecto de los 26 DTD, no así en cuanto a la ubicación dentro de cada grupo de los hexagramas, (recordamos que este es un pre-procesamiento para obtener las orientaciones por defecto de los 26 hexagramas producidas en relación a los TNH correspondientes, a partir de las cuales se producirán las modificaciones y ubicaciones definitivas).

 

Fig. N° 24

 

Ahora estamos en condiciones de considerar las ubicaciones de los 26 DTD obtenidos por defecto. Lo haremos a través de la matriz de 36 HEC denominada sN que vimos en la parte novena de este artículo (figura 26).

Como lo que queremos ahora es ubicar los 26 DTD por niveles (recordamos que los DTD están en los niveles del 1 al 5) , veremos otro par de figuras derivadas de sN. La primera con los 36 HEC ordenados por niveles (0..6) y la segunda del mismo tipo pero sin los 8 HEC de tipo NIN y sin los 2 ITD.

 

Fig. N° 25

 

Trabajando sobre esta figura, si la recorremos de izquierda a derecha y desde el tope hacia el fondo, empezando por el nivel-0 y así sucesivamente hasta terminar con el nivel-6, obtenemos:

 

Fig. N° 26

 

Fig. N° 27

 

En las figuras 26 y 27 podemos observar que no se ha mantenido la orientación en algunos casos, ello no importa a los efectos de lo que se está desarrollando, que es que la ubicación de los HEC y los DTD vienen dados por sN y ello se ha respetado. La orientación por defecto será proporcionada por lo obtenido en la figura 24 y los TNHd correspondientes obtenibles a través de la figura 16.

La figura 27 es la figura de análisis que nos dará el ordenamiento.

Ahora en un esquema correspondiente al de la figura 27 veremos cuales DTD están colocados por defecto (D) y cuales hay que invertir (I), utilizamos para ello la figura 24 que da los D:

 

Fig. N° 28

 

A partir del esquema anterior podemos dar la orientación por defecto a los hexagramas de la figura 27, quedando así:

 

Fig N° 29

 

Con esta utilizamos la figura 16 para hallar los 26 TNHd correspondientes. Se recuerda que en dicha figura 16 buscamos los 26 DTD en la fila correspondiente a D-0. Si encontramos el DTD en forma directa, tomamos el TNH de la misma columna también en forma directa para tener el TNHd. Si el DTD encontrado es invertido respecto al buscado, debemos tomar al TNH invertido para tener el TNHd.

Daremos dos ejemplos respecto a lo indicado en el párrafo anterior.

Supongamos que estamos analizando el DTD que corresponde a la fila 3/3 (3 yang y 3 yin- fila del género neutro) y a la segunda posición dentro de dicha fila: . En la figura 16, segunda mitad lo encontramos en la posición 4 de la fila D-0 en forma directa, entonces en la fila de los TNH encontramos también en forma directa el correspondiente TNH que es: y es un TNHd.

Si, en cambio estamos analizando el DTD que es el primero de la fila 4/2 (4 yang y 2 yin) de la figura 29, cuando vamos a la figura 16 encontramos, en la primera mitad de dicha figura, fila D-0, sexta posición a: que es el invertido del que buscamos, a este le corresponde un TNH: , debemos invertirlo para hallar el TNHd correspondiente al DTD que estamos analizando: .

Así obtenemos la siguiente figura que tiene por nivel a la izquierda los 26 DTD por defecto con la ubicación dada por sN y a la derecha los 26 TNHd correspondientes:

 

Fig N° 30

 

Los números de la derecha indican lo siguiente:

El primero las cantidades de clases sBn en cada nivel (total 16).

El segundo las cantidades de clases no-sBn en cada nivel (total 10).

En la figura siguiente podemos ver separados los TNHd según la asociación con los sBn y los no-sBn:

 

Fig. N° 31

 

Corresponde ahora comenzar a tratar la modificación de los TNHd. Lo realizaremos en la próxima parte de este artículo.

(Continuará)

Autor: Ing. Raúl Jurovietzky

 

 

 

Imprimir el artículo


Raśl Jurovietzky
Ingeniero
E-Mail: rauljuro@saiching.org

 




Hexagrama N° 56 Lü / El Andariego - El Viaje -
Por la Poeta - Narradora Lucía Rosso
Hexagrama N° 16 Yü / El Entusiasmo-
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Ensayo completo sobre I Ching y Sincronicidad
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Iching y Salud
Por la Doctora Beatriz Rodriguez
Metáforas cruzadas entre el I Ching, la Psicología Analítica y la Física Cuántica
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 5 Hsü / La Espera (La Alimentación),
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Posibilidades y Probabilidades en el método de los tetraedros
- Comparaciones con otros métodos-
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunas reflexiones sobre los hexagramas N° 3 y N° 31
Hexagrama N° 3 Chun / La Dificultad Inicial
Hexagrama N° 31 Hsien / El Influjo (El Cortejo)

Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 25 Wu Wang / La Inocencia (Lo Inesperado)
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"

Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N° 2 K´un / Lo Receptivo y Salud
Por la Doctora Beatriz Rodriguez
Polaridades, Anillos y Territorios en el I Ching
Por el Licenciado Miguel Weil
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(1° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(2° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(3° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(4° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(5° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(6° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(7° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
EL SENDERO DEL HÉROE Y LOS HEXAGRAMAS DEL I CHING
Los estados de conciencia del arquetipo del guerrero
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Asociaciones en torno al hexagrama 50 - El Caldero
Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 16 Yü / El entusiasmo,
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 27, I "La Boca, La Alimentación"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Reflexiones sobre el Tiempo y el I Ching
Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 48, Ching "El Pozo de Agua"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N° 50, Ting "El Caldero"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Polaridades, Anillos y Territorios en el I Ching
(parte 2 de 3)
Por el Licenciado Miguel Weil
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 49, Ko "La Revolución"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(5º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N· 63, Chi Chi, “La Conclusión”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N· 64, Wei Chi, “Inconcluso”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Algunas reflexiones sobre el Hexagrama 43 (El Desbordamiento, La Resolución)
Por la Docente Rosa Shapira
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama Nº 1, Ch’ien, El Cielo,  “Lo Creativo”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Más allá del oráculo
(o conversando con el I Ching)
Por Nené Montero
Yi Jing y el Budismo en elJapón de la Era Tokugawa
Por Luis E. Andrade
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(6º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el hexagrama 5
(la espera, la alimentación)
Por la Docente Rosa Shapira
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(5º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(6º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(7º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Noticia Bibliográfica
“Adivinar el Inconsciente”
Por Ezequiel Saad Tobis
Una colaboración desde España
“El I Ching es un grupo finito Abeliano e involutivo”
Por el Licenciado Javier Martínez de la Casa
Aplicación de la teoría de Grupos a la consulta oracular
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(8º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(9º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(10º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(11º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(12º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(13º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
   





Volver

© SAICHING 1997-2012