Imprimir el artículo



Algunas reflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al I Ching




Autor: Ing. Raśl Jurovietzky


          

1-     Introducción

 

Abordaré en este artículo un tema que me fuera propuesto por un consultante y que dio motivo a un largo y fructífero intercambio enriquecedor para ambas partes y productor de una amistad mantenida a la distancia (el consultante vive en el país hermano de Chile).

Me pareció interesante su puesta en página como artículo en lugar de incluirlo en la sección de consultas, pienso que la difusión de este tema puede ser de interés general y ‘suavizará’ de alguna manera mis últimos artículos con su carácter ‘duro’ en cuanto al despliegue matemático que en ellos se vertieron.

De alguna manera en el desarrollo conservaré la característica de diálogo entre dos personajes: Carlos, el consultante y Raúl, el consultado.

Entre ambos, entre preguntas y respuestas se avanzará en una pequeña investigación (no concluida aún) que en su mayor parte gira alrededor de la poesía de Borges presentada en el comienzo del estupendo libro sobre el I Ching realizado por Richard Wilhelm y su mentor chino el sabio Lao Nai-hsüan (versión en castellano de D.J.Vogelmann, ed. Sudamericana).

Ocasionalmente aparecen en el mismo amplificaciones sobre el tema necesarias para el avance investigativo y algunos agregados que, en realidad, no estuvieron presentes en el diálogo pero que resultan fructíferos para el desarrollo del artículo.

 

2-     Primer elemento de la consulta: Eclesiastés y poesía de Borges

Carlos- …Me llamó mucho la atención cuando leí un capítulo de la Biblia titulado “Libro del Eclesiastés”, esto es, Predicador. He repasado ese Libro varias veces, porque lo encuentro muy pragmático, con los pies y el pensamiento sobre la tierra. Este personaje es el que predica, entre otras cosas que: “ninguna cosa es nueva de todas cuantas pasan debajo del sol”. En el Capítulo I, versículos 9 y 10 dice: “¿Qué es lo que hasta aquí ha sido? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que se ha hecho? Lo mismo que se ha de hacer. Nada es nuevo en este mundo; ni nadie puede decir: He aquí una cosa nueva, porque ya existió en los siglos anteriores a nosotros. No queda memoria de las cosas pasadas, más tampoco las que están por venir harán memoria entre aquellos que vendrán después…”

 

…Sigo poniendo en orden los temas, pensamientos e inquietudes mías para dárselas a conocer, (al grupo I) como siempre ha sido mi intención y motivo de este contacto electrónico-espiritual con ustedes.

En el intertanto, me gustaría saber si alguna vez les llamó a ustedes la atención el hecho de que todo ser humano venga, por así decirlo, de nacimiento, marcado con huellas digitales propias de él y nada más que de él.

Yo para serles franco nunca he escuchado ni leído nada al respecto…

 

…Ustedes se preguntarán que tiene que ver esto con el I Ching. Pero yo pienso que sí, tiene que ver, si es que, así como llegamos a este mundo ‘marcados’, ¿no llegaremos también con un “destino” ya definido para cada ser? Al respecto dice J.L.Borges, en su primer verso del poema que él le dedica al I Ching, en la versión de Richard Wilhelm, que dice:

 

“El porvenir es tan irrevocable

Como el rígido ayer. No hay una cosa

Que no sea una letra silenciosa

De la eterna escritura indescifrable

Cuyo libro es el tiempo…”

 

A mi entender, Borges está sugiriendo “que nuestro porvenir o futuro” no se puede cambiar, así como no se puede revocar el pasado y además, él me está dando la idea de que ese porvenir ya está escrito en el Libro del Tiempo y que no sería otra cosa que “nuestro propio destino”, Pero de ser así, según mi entender, habría una tremenda paradoja entre lo que escribe Borges en su poema y lo que nos enseña el I Ching…

 

En un mail posterior y respecto al mismo tema dice Carlos:

Carlos- …Va para ustedes mi primer y muy importante dilema que me ha estado dando vueltas en la cabeza desde hace mucho, me explico:

Yo tengo profunda admiración por ese gran hombre que fue J.L.Borges y en su capacidad de interpretación de todos los avatares de la vida. Pero hay algo en la primera estrofa de su poema que él le dirige al I Ching y que dice lo siguiente:

“El porvenir es tan irrevocable

 Como el rígido ayer…”

Yo analizando estas palabras, concluyo lo siguiente:

a)     El porvenir es el futuro.

b)    El ayer es el pasado y por lo tanto no se puede revocar o cambiar.

c)     Entonces, lo que está diciendo aquí Borges, es que el futuro es uno solo y tampoco puede cambiarse, es como, a mi entender, estuviese escrito para cada uno en nuestro paso por esta vida, porque así lo está sugiriendo Borges a renglón seguido, lo cual copio para mayor claridad:

“…                   No hay una cosa

Que no sea una letra silenciosa

De la eterna escritura indescifrable

Cuyo libro es el tiempo…”

Por qué este asunto es tan importante para mí; por lo siguiente: si toda nuestra vida en este mundo ya está escrita para cada uno de nosotros, me pregunto, ¿entonces, para que leer y estudiar el I Ching si todos vamos a tener que cumplir con lo que está predestinado para cada uno? Un tipo será médico, otro un carpintero, etc. etc. En este momento me estoy acordando del tango argentino “Cambalache”, en donde cada personaje de él estaría cumpliendo con el rol que le fuera asignado cuando llegó a este mundo.

Raúl, aclarar este intríngulis es muy importante para mí. Para entender a cabalidad lo que es el I Ching, y a ver que pueden hacer ustedes al respecto, lo que les agradecería profundamente.

 

Raúl -   …Carlos, vamos a comenzar a discutir tu primer dilema y espero que esta discusión nos ayude a comprender mejor o, por lo menos, a poner en una perspectiva adecuada el tema del destino y el papel del I Ching en relación con el mismo.

Veamos primero la poesía de Borges.

En esta encontramos no una sino cuatro temáticas entrelazadas:

Temática N° 1

“El porvenir es tan irrevocable

Como el rígido ayer. No hay una cosa

Que no sea una letra silenciosa

De la eterna escritura indescifrable

Cuyo libro es el tiempo”

Temática N° 2

“…                          Quien se aleja

De su casa ya ha vuelto. Nuestra vida

Es la senda futura y recorrida”

Temática N° 3

“El rigor ha tejido la madeja

No te arredres. La ergástula es oscura

La firme trama es de incesante hierro

Pero en algún recodo de tu encierro

Puede haber una luz, una hendidura”

Temática N° 4

“El camino es fatal como la flecha

Pero en las grietas está Dios, que acecha”

 

Tu análisis está en relación con el tema 1, hay que analizar los cuatro temas y sus interrelaciones para entender el pensamiento de Borges.

Mi sugerencia es pues, analizar cada uno de estos temas y sus interrelaciones como comienzo del tema del destino y el libre albedrío y su relación con el I Ching.

Luego de esta primera parte se abrirán otros caminos amplificatorios de análisis, que serán más claros en ese tiempo futuro y que, luego de explorados, nos permitirán el ir haciendo síntesis sucesivas.

Empecemos por el tema 1, éste es un tema complejo, de envergadura – como cada uno de los otros tres – y no está separado de los mismos.

Indicame si estás de acuerdo con lo propuesto y todo lo que creas necesario ir comentando y amplificando ahora y durante el avance de los análisis.

 

Carlos -    Estoy totalmente de acuerdo en lo que tú me propones en el análisis de la poesía de Borges en relación al I Ching.

Te adelanto lo que yo entiendo de este asunto.

-         Sobre la temática N° 1:

a)     El porvenir, o sea el futuro, no se puede cambiar como no se lo puede hacer tampoco con el pasado.

Aquí se habla del futuro y no del destino, que yo entiendo son dos cosas diferentes. Al respecto, al final del hexagrama 64 se lee: El Libro de las Mutaciones es un libro “de lo futuro”, (R. Wilhelm, pág. 339), o sea, lo que está por venir.

La siguiente estrofa de la temática N° 1, a mi me dice que todo está ya escrito en la “eterna escritura indescifrable cuyo libro es el tiempo”, o sea nuestra vida.

Justamente y según mi entender el I Ching nos ayuda a encontrar el mejor camino (brújula) que nos lleva a nuestro futuro final. Nosotros le decimos sí o no al consejo que nos da el I Ching y nosotros somos dueños de seguirlo o no. Ejemplos hay muchos, como ser lo sucedido a los viajeros que tomaron los aviones que fatalmente chocaron con las torres gemelas en los E.E.U.U.

Ellos eligieron el día, hora, avión, etc., en que iban a viajar, estas decisiones ellos pudieron cambiarlas, a lo mejor si hubiesen consultado al I Ching. Al respecto Richard Wilhelm en la página 66 de su libro (Introducción) dice: “Mientras las cosas todavía están en gestación, es posible guiarlas. Una vez crecidas hasta llegar a sus consecuencias, se convierten en entes poderosos en extremo, frente a los que el hombre se halla impotente.”

A lo mejor Borges se está refiriendo a esto, es decir, cuando el hombre se decide a hacer algo y lo hace, lo que viene ya no se puede deshacer. Ejemplo, lo que hicieron los extremistas con las torres gemelas en los E.E.U.U. Planearon y llevaron a cabo sus ideas, y el resultado fue que todo quedó fuera de control. No se podían echar para atrás, no había cabida para el arrepentimiento.

b) Volviendo a la temática N° 1, la última estrofa dice:

           “De la eterna escritura indescifrable

             Cuyo libro es el tiempo”

     Yo entiendo que justamente es el I Ching el que nos ayuda a descifrar los diferentes problemas que nos presenta la vida para que nosotros elijamos el mejor camino a seguir.

Temáticas 2, 3 y 4: Estas nos estarían indicando que las vicisitudes de la vida son numerosas y algunas fatales y muy desgraciadas como el impacto de una flecha en el pecho de una persona, pero no hay que perder la fe y esperanzas en el Ser Supremo.

Raúl, te voy a agradecer me comuniques tus análisis al respecto para que me ayuden a esclarecer mis pensamientos o mis ideas.

 

Raúl -      Carlos, lo que te perturba de la poesía de Borges es que sentís que sus afirmaciones invalidan la posibilidad de configurar, por lo menos relativamente, nuestro destino y ello te hace concluir que sería sin provecho – de ser así – el acercamiento al I Ching. Tal lo que expresás en un mail anterior.

Al respecto más adelante veremos las consideraciones que realiza R. Wilhelm en un pequeño y hermoso libro, cuyo título es “La sabiduría del I Ching”

Entremos ahora con más detalle en la poesía comenzando por la temática N° 1.

En esta encontramos como vos remarcás, una serie de afirmaciones adjetivadas:

           Porvenir (futuro) -----------       irrevocable

           Ayer (pasado)     ------------      rígido

           Letra                   ------------     silenciosa

         Eterna escritura      ------------     indescifrable

           Libro                   ------------     tiempo

Constituyen una serie metafórica en la cual la pasión de Borges por la escritura brinda un marco adecuado.

El pasado es rígido porque ya ha sido vivido y develado (esto último, en tanto no entremos a considerar la posibilidad de las reencarnaciones y el beso del ángel ó el cruce del Leteo – río del olvido).

El porvenir se dice irrevocable. ¿En qué sentido?

Dejando nuevamente de lado el tema reencarnatorio, con sus procesos karmáticos y evolutivos, apreciamos que en la construcción Borgeana, aparece un nivel de libro escrito – pero que nosotros desconocemos – sólo podemos hojear las páginas de ese libro en un ritmo y orden dado por un presente evanescente en el que el fluir se transforma en rigidez.

Aquí hay algo encerrado pues, algo del orden del conocer o del no conocer.

Si no conocemos, para nosotros, el libro no está escrito.

¿En qué sentido no está escrito?

Es como cuando sacamos aleatoriamente un naipe de un mazo de 40 y sin mirarlo nos preguntamos: ¿Cuál es la probabilidad de que el naipe sacado sea un as? Como en este mazo hay cuatro palos de diez naipes cada uno y así tenemos cuatro ases, podemos calcular la probabilidad por el cociente de casos favorables a casos posibles, y así obtenemos 4 sobre 40 o sea un décimo. Y si ahora, sin mirar el naipe sacado (boca abajo), sacamos otro naipe  del resto del mazo (ahora con 39 naipes) y nos preguntamos (sin mirarlo). ¿Cuál es la probabilidad de que este segundo naipe sea un as? Volvemos a obtener una probabilidad de un décimo. Y esto es así porque no conocemos que carta fue la primera obtenida. El desconocimiento no modifica el valor de la probabilidad. Es el conocimiento, la comprensión lo que condiciona.

Lo anterior es una metáfora matemática de la metáfora literaria de Borges, que apunta a que si no comprendemos, si desconocemos, estamos tomados por el destino y el futuro es irrevocable.

¿Quién puede conocer en nosotros?

La consciencia, el yo consciente.

¿Qué puede conocer?

Lo que está afuera y lo que está adentro, o sea en lo inconsciente.

En el Evangelio de Tomás se atribuyen a Jesús estas palabras:

 

“Si sacas lo que está dentro de ti, lo que saques te salvará. Si no sacas lo que está dentro de ti, lo que no saques te destruirá”

 

Cuando hablamos acá de lo inconsciente, queremos referirnos no sólo al Inconsciente Personal sino hacer centro más bien en el Inconsciente Colectivo de C. G. Jung, aquel que nos devela la “luz” interior que es el verdadero descubrimiento de uno mismo. En el Evangelio de Tomás se dice:

 

“Que aquél que busca siga buscando. Cuando encuentre se turbará. Cuando se turbe, quedará asombrado y gobernará todas las cosas”

 

Y ahora traemos a colación las otras palabras centrales de la temática 1, las que se refieren al tiempo. De este tiempo del que San Agustín dijera que si no se lo preguntan sabe de que se trata, pero que si lo preguntan deja de saberlo.

Comúnmente, hablando desde el yo consciente, nos referimos a un tiempo cronológico, puesto que la consciencia está inscripta en un tal tiempo. No posee relativización temporal – así como tampoco espacial. Pero cuando dentro del aparato psíquico nos desplazamos hacia lo inconsciente hasta desembocar en lo inconsciente colectivo, el tiempo y el espacio se van relativizando hasta poder anularse (ésta es la base de los fenómenos sincronísticos) y entramos en el concepto de eternidad.

Borges habla de ambos conceptos:

           “De la eterna escritura indescifrable

            Cuyo libro es el tiempo”

La eternidad es el concepto del no-tiempo. Por ello se dice ante los fenómenos de sincronicidad que constituyen una “irrupción del no-tiempo en el tiempo” (Marie Louise von-Franz) y en otras palabras “un acto de gracia”.

Pero aparte de estos actos de gracia que nos dan acceso a un “saber” proveniente de ese no-tiempo, saber que puede ser tanto de un pasado como de un futuro, ambos hasta ese momento desconocidos, la “eterna escritura es indescifrable” efectivamente.

El saber proveniente del no-tiempo nos da la posibilidad de participar activamente en la configuración del destino.

En la “normalidad” de los casos se despliega una sincronicidad, una coincidencia significativa de tipo espontánea.

Son los arquetipos activados, nuestros ángeles interiores, los que compensatoriamente catalizan ese pasaje a la consciencia del saber de lo inconsciente. Pero también podemos intentar desde lo consciente el provocar – con los resguardos del caso – el fluir del saber de lo inconsciente. Los métodos mánticos tienen ese propósito.

La consulta al Anciano Sabio en el I Ching es un ejemplo de “sincronicidad provocada”, el Anciano Sabio es un arquetipo de lo Inconsciente Colectivo, el arquetipo del Significado.

Bueno, por hoy nada más. Quedo al aguardo de tus comentarios para proseguir los análisis.

 

Carlos -     Raúl, con el asunto “poema de Borges – versus I Ching” y con el análisis de la primera parte de ese poema que tú me hiciste llegar se me ha formado un lío mental de proporciones morrocotudas. Es un lío parecido al que se me presentó cuando en un libro de “Principios de Filosofía” (de García Morente, argentino), me encontré con un asunto que un filósofo griego, no recuerdo si era Aristóteles, Sócrates o Platón, pero era uno de esa talla, en una reunión con gente de esa índole, les planteó el siguiente caso (tu lo debes conocer muy bien): en una competencia de carrera de velocidad en 100 metros, se hacen correr al mejor atleta de esa especialidad que estaba de moda en esa época en contra de una “tortuga” común y silvestre. El atleta tenía su punto de partida en “A” y la tortuga en “B”, pero esta última estaba 10 metros delante del punto “A”. Entonces el organizador de esta competencia le pregunta a esa concurrencia quién cree que la tortuga llegará primero a la meta. Creo que nadie acertó con la respuesta correcta.

La respuesta correcta era que dicho atleta no iba a poder alcanzar nunca a la tortuguita, por lo tanto, ella sería la que llegaría primero.

Este enigma me dio vueltas en la cabeza durante mucho tiempo y nunca di en el clavo con mi propio intelecto. Para mí, ese resultado era muy extraño e inverosímil, por decir lo menos. Algo parecido me está pasando con este asunto Poema-I Ching y tu análisis.

…También haces referencia a Santo Tomás. Tengo entendido que estos Santos eran además filósofos. Si no me equivoco creo que era Santo Tomás el que decía “Ver para creer”. Pienso que yo puedo estar equivocado, porque de ser así, este Santo estaría denotando muy poca fe, pero lo más seguro es que no entendí lo que quiso decir…

…, y al respecto refiérome a tu mail, tu me escribes sobre el “inconsciente personal” y el “inconsciente colectivo”. Del inconsciente personal creo entenderlo bien, Jung habla mucho de él en su prólogo del I Ching, pero no he encontrado lo referente al “inconsciente colectivo”, y yo creo que éste se está refiriendo al de varias personas que es lo colectivo. Pienso que a lo mejor el “inconsciente colectivo” entra a funcionar cuando uno le pide al I Ching un oráculo no para uno como algo personal (inconsciente personal) si no para un tercero (inconsciente colectivo).

Raúl, ojala puedas aclararme, dentro de lo posible, estos conflictos mentales lo cual me interesa para seguir adelante con el I Ching…

 

Raúl -       Carlos, en tu mail haces una analogía de tu “lío mental de proporciones morrocotudas”, con lo que te sucedió con una de las aporías de Zenón de Elea.

Este fue un filósofo eleático discípulo de Parménides.

La escuela Parmenídea surge en crítica de los conceptos de Heráclito de Éfeso.

Resulta interesante ver que por este lado también estamos en el tema central que nos ocupa, que es el I Ching, porque Heráclito en el siglo VI antes de nuestra era, trabajó con los conceptos de que todo fluye, de que nunca nos bañamos dos veces en el mismo río. Para él, el cambio, el modificarse continuo de las cosas, su dinamismo es la realidad fundamental.

En esto, en la misma época y sin comunicación cultural alguna – fenómeno de sincronicidad, activación de los núcleos arquetipales correspondientes del inconsciente colectivo – coincidía con Lao-tse, el anciano maestro que en China hacía de los conceptos del I Ching el tema central de su filosofía: “lo único inmutable es la mutación”.

Parménides y su escuela critican estos conceptos del movimiento, oponiéndoles el concepto de quietud, de la no existencia del movimiento, pero para ello como no se podía enfrentar la realidad del mundo sensible, elaboran una teoría de los dos mundos: hay un mundo sensible y un mundo inteligible, comenzando así una distinción que dura hasta nuestros días y que fue tomada por Platón con su mundo de las ideas.

En la división realizada aparecía que, para poder separar lo verdadero de lo ilusorio, las leyes del mundo racional – según dichos filósofos – tienen que hacer inteligibles los aspectos del mundo sensible.

Zenón trató de ir al detalle – con respecto al tema del movimiento – y mostrar en sus aporías que éste es impensable, siendo por ello no correspondiente a lo verdadero. De ahí que Diógenes, al querer demostrar la falsedad de la aporía de Zenón, para lo cual se echó a andar, o sea trató de demostrar el movimiento andando, no entendiera la sutileza del argumento de Zenón.

En una de sus aporías Zenón hacía correr una carrera ficticia (mental) a Aquiles (el de los pies ligeros) y a una tortuga. Esta tenía unos metros de ventaja en el inicio. En su razonamiento – o sea en el mundo inteligible – Zenón llegaba a la conclusión de que Aquiles no podía alcanzar a la tortuga. Como esto se contradecía con el mundo sensible, no se hacía inteligible el aspecto del mundo sensible conocido como “movimiento” y por tanto éste era ilusorio.

El principio del que hace uso Zenón en su demostración es un principio formal: “el espacio se puede dividir en un número infinito de puntos”, pero esta operación puede hacerse solamente en el pensamiento.

Aparece un sofisma en la aporía de Zenón, sofisma difícil de rebatir con principios de razón, como nos dice García Morente en sus “Lecciones preliminares de filosofía”:

“Pero, ¿qué es lo que falla en esta argumentación de Zenón de Elea?...”

“Es muy sencillo: la causa está en que Zenón de Elea hace un uso objetivo y real de un principio que no es más que formal; y como hace de ese principio un uso objetivo y real, siendo así que el principio es puramente formal, no podemos rebatirlo fácilmente con principios de razón, de argumentación.

Pero en cambio la realidad misma resulta contraria a lo que dice Zenón. ¿Y en que consiste este choque entre la realidad y el principio formal?”

“Recuerden ustedes el argumento de Zenón.

Zenón parte del principio de que el espacio es infinitamente divisible. Pero pensemos un momento; el espacio es infinitamente divisible en la posibilidad; puede ser infinitamente dividido en el pensamiento; puede serlo como mero posible, como mera forma; pero el sofisma, por decirlo así de Zenón de Elea, consiste en que ese espacio – que en potencia puede ser infinitamente dividido – es realmente y ahora mismo dividido. De modo que el sofisma de Zenón consiste en confundir las condiciones meramente formales y lógicas de la posibilidad con las condiciones reales, materiales, existenciales del ser mismo.”

“Dice Zenón que Aquiles no alcanza a la tortuga porque la distancia entre él y la tortuga es un trazo que se puede dividir infinitamente. Sí. Pero ese “se puede dividir infinitamente” tiene dos sentidos; un sentido de mera posibilidad formal, matemática y otro sentido, es el que hace que la argumentación sorprenda pero no convenza. Este es el vicio fundamental de todo el eleatismo. Todo el eleatismo no es más que una metafísica de la pura forma, sin contenido.”

Comenta luego García Morente que Platón reconoció los méritos extraordinarios de Parménides y también su punto flaco, que sería fundamental:

“Consiste en confundir las condiciones formales del pensamiento con las condiciones reales del ser.”

Bueno, con esto dejamos esta parte del tema – salvo que en tu próximo mail quieras mayor aclaración del mismo, lo que no sería de ninguna forma una molestia para mí – comentándote antes que García Morente no era argentino. Él era español, nacido en Arjonilla (Jaén), España, en 1886. Fue decano en la Facultad de Filosofía en Madrid hasta el inicio de la guerra civil, marchó a París y luego a la Argentina, impartiendo filosofía en la Universidad de Tucumán. En 1940 se ordenó como sacerdote y en 1942 murió en Madrid.

Resulta también interesante que lo que mencionás que te tuvo a mal traer respecto al tema de las aporías de Zenón de Elea y que está en relación con el sofisma ya mencionado: el no diferenciar el aspecto potencial, formal, vacío de contenido, irrepresentable, y por otro lado el sentido de las condiciones reales, existenciales, quede de alguna manera trasladado al problema de lo consciente y de lo inconsciente, que también interviene en el provocarte “un lío mental de proporciones morrocotudas”. Veremos esto en detalle en un próximo mail para desarmar en lo posible ese “lío mental”, así entraremos en el tema de la consciencia, el inconsciente personal, el inconsciente colectivo y los arquetipos.

Antes de terminar este mail quisiera aclarar un par de posibles confusiones. En tu mail mencionás una referencia que yo hiciera en el mío anterior respecto a unas citas tomadas del Evangelio de Tomás.

Vos hablás de Santo Tomás y pienso que te referís a Tomás de Aquino, no es este el personaje al que me refiero yo.

El Evangelio de Tomás es un Evangelio Gnóstico que se supone producido alrededor de los años 150 de nuestra era y este Tomás sería, según algunas interpretaciones uno de los hermanos de Jesús – otros lo fueron Santiago y Judas Dídimo. Pareciera que hubo una identificación de Tomás – identificación ésta proveniente de Siria – con la figura de Judas Dídimo, hermano de Jesús y de allí que este evangelio empiece con las palabras siguientes:

“32. Estos son los dichos secretos que Jesús el Viviente ha dicho y ha escrito Dídimo Judas Tomás”

A Tomás lo llamaron “el Mellizo” y algunos interpretan que “el gemelo del Señor no lo es por razón de nacimiento carnal sino como tipo del perfecto gnóstico”. Se le atribuye a este Tomás la predicación del evangelio entre los partos y en Persia y también la evangelización de la India. Su evangelio está compuesto por “logiones”, que son dichos cortos desconocidos de Jesús descubiertos primero fragmentariamente entre los papiros de Oxyrrinco (entre 1897 y 1903). Una versión bastante completa de este evangelio se halló entre los manuscritos de Nag-Hammadi (Códice II) entre 1945 y 1948.

En cuanto al comentario que le asignás a Santo Tomás (el de Aquino) sobre “ver para creer”, y sin estar seguro de su origen, pienso que podría estar relacionado con un proverbio latino: “Credendo Vides” cuya traducción es: “Al creer uno ve” o sea lo contrario de lo anterior, y así desaparecería la contradicción respecto a la fe de Santo Tomás que apuntabas en tu mail.

Ahora si, termino éste y para el próximo me propongo en primer lugar hacer un recorte de las reflexiones de Richard Wilhelm respecto a la configuración del destino en China, recorte hecho sobre los aspectos más relacionados con el I Ching y luego tratar de aclararte en lo posible los conceptos psicológicos Junguianos de: Consciencia, Inconsciente Personal, Inconsciente Colectivo y Arquetipos. Luego proseguiremos con el análisis de la poesía de Borges.

(Continuará)

Imprimir el artículo


Raśl Jurovietzky
Ingeniero
E-Mail: rauljuro@saiching.org




Hexagrama N° 56 Lü / El Andariego - El Viaje -
Por la Poeta - Narradora Lucía Rosso
Hexagrama N° 16 Yü / El Entusiasmo-
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Ensayo completo sobre I Ching y Sincronicidad
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Iching y Salud
Por la Doctora Beatriz Rodriguez
Metáforas cruzadas entre el I Ching, la Psicología Analítica y la Física Cuántica
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 5 Hsü / La Espera (La Alimentación),
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Posibilidades y Probabilidades en el método de los tetraedros
- Comparaciones con otros métodos-
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunas reflexiones sobre los hexagramas N° 3 y N° 31
Hexagrama N° 3 Chun / La Dificultad Inicial
Hexagrama N° 31 Hsien / El Influjo (El Cortejo)

Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 25 Wu Wang / La Inocencia (Lo Inesperado)
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"

Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N° 2 K´un / Lo Receptivo y Salud
Por la Doctora Beatriz Rodriguez
Polaridades, Anillos y Territorios en el I Ching
Por el Licenciado Miguel Weil
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(1° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(2° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(3° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(4° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(5° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(6° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(7° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
EL SENDERO DEL HÉROE Y LOS HEXAGRAMAS DEL I CHING
Los estados de conciencia del arquetipo del guerrero
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Asociaciones en torno al hexagrama 50 - El Caldero
Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 16 Yü / El entusiasmo,
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 27, I "La Boca, La Alimentación"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Reflexiones sobre el Tiempo y el I Ching
Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 48, Ching "El Pozo de Agua"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N° 50, Ting "El Caldero"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Polaridades, Anillos y Territorios en el I Ching
(parte 2 de 3)
Por el Licenciado Miguel Weil
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 49, Ko "La Revolución"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(5º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N· 63, Chi Chi, “La Conclusión”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N· 64, Wei Chi, “Inconcluso”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Algunas reflexiones sobre el Hexagrama 43 (El Desbordamiento, La Resolución)
Por la Docente Rosa Shapira
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama Nº 1, Ch’ien, El Cielo,  “Lo Creativo”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Más allá del oráculo
(o conversando con el I Ching)
Por Nené Montero
Yi Jing y el Budismo en elJapón de la Era Tokugawa
Por Luis E. Andrade
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(6º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el hexagrama 5
(la espera, la alimentación)
Por la Docente Rosa Shapira
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(5º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(6º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(7º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Noticia Bibliográfica
“Adivinar el Inconsciente”
Por Ezequiel Saad Tobis
Una colaboración desde España
“El I Ching es un grupo finito Abeliano e involutivo”
Por el Licenciado Javier Martínez de la Casa
Aplicación de la teoría de Grupos a la consulta oracular
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(8º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(9º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(10º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(11º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(12º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(13º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
   





Volver

© SAICHING 1997-2012