Imprimir el artículo




Hexagrama N° 25

Wu Wang / La Inocencia (Lo Inesperado)


"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"


Por la licenciada Yolanda Ohanna



          "La Inocencia", "Integridad", "Espontaneidad", "Lo Inesperado", son algunos de los diferentes títulos con los que diversos autores denominan este Hexagrama. Como podemos observar, el modo de nombrarlo ya es sugerente.

          Según Kung Tse: "El que se aparta de la inocencia no tiene la bendición del cielo, el cielo no acompaña sus acciones".

          Carlos Molinero, en su libro ("I Ching Personal", Editorial Errepar S.A. (1999), Buenos Aires, República Argentina) expresa: "Es tiempo de lo natural, de lo no premeditado".

          El mensaje de este hexagrama nos convoca a emprender algo en el camino de la rectitud. Se pone de relieve la pureza y la bondad de la inocencia. Ser fieles a nuestra naturaleza esencial.
          El presagio es feliz a lo largo de todo el contenido del texto.
          Las advertencias están centradas en la no-trasgresión a las leyes de la naturaleza y del orden universal.

 

Acerca de las líneas mutantes

          En ellas se alude a la "justicia divina" más que a la terrena. Aconsejan dejar que las fuerzas cósmicas actúen por sí mismas.
          Las líneas reflejan con transparencia y de un modo simple la estructura fundamental del hexagrama. Subrayan el comportamiento adecuado, libre de prejuicios y de segundas intenciones.

          "Cuando emprendemos algo hacerlo al máximo de nuestras posibilidades, sin reparar en los resultados".
          "Si nos acaecen situaciones desgraciadas y no somos responsables de dichos males, no preocuparnos, pues cederán por sí solas, (no es necesario usar medicina alguna)".
          "Si dentro nuestro hay orden, las cosas volverán a su lugar, dejemos actuar a la naturaleza".


          En tanto que en la última línea, podemos recurrir al hexagrama N°5 "La Espera", para una mejor comprensión. Es el tiempo del "Wu Wei", de la no-acción. Simplemente esperar y confiar en el orden cósmico.

 

Concerniente a una consulta personal:

          Deseo contarles acerca de una consulta realizada por mí, previa a las vacaciones del último verano, (Febrero 2003) en la que el I Ching me respondió con el Hexagrama N° 25, mutación en línea 3°.
          Dicha línea advierte acerca de un robo, por lo tanto iba preparada a cuidar mis pertenencias.
          En el momento de arribar al hotel, me doy cuenta que nos habían asignado una habitación paupérrima. En categoría hotelera le hubiese correspondido "cero estrella". Cabe aclarar que habíamos contratado el "paquete turístico" desde Buenos Aires, y la clase hotelera prometía cinco estrellas.
          Inmediatamente asocié dicha estafa con la respuesta del Libro de las Mutaciones. Mas tarde la situación fue resuelta mediante algunas llamadas telefónicas a mi agente de viajes. Al cabo de algunas horas estaba en otro hotel, acorde a lo contratado previamente.
          La continuidad de dichas vacaciones se cumplió con armonía. El episodio al que hacía alusión el I Ching sucedió en los primeros instantes de acomodación del mencionado veraneo. A partir de ello, confié en el orden universal al que hace referencia el hexagrama N° 25, y en mi "agente de viajes".


Con respecto al:
Hexagrama Nuclear N° 53

Chien / La Evolución (Progreso paulatino)

          Resulta más enriquecedor en las consultas, tomar en cuenta los hexagramas nucleares, pues espejan el inconsciente y la parte oculta del hexagrama principal. En éste podemos observar la semejanza con el desarrollo paulatino del ser humano y todas sus vicisitudes. Nos ofrece la imagen del crecimiento de un árbol desde sus orígenes, (semilla) y menciona la evolución como progreso paulatino. Crecer y desarrollarse sin saltar etapas, paso a paso, como lo es la travesía del héroe.
          Al respecto, Lao Tse expresa: "Lo que está bien plantado no es arrancado. El que moldea su persona, obtiene una vida auténtica".

 

Del antiguo testamento

          Este hexagrama, nos remite a nuestra conciencia más que a la razón; "consúltalo con la almohada". Podemos racionalizar y justificar nuestras conductas durante la vigilia, pero cuando todos los ruidos se acallan, de la conciencia no podemos huir.
          La llaneza y el respeto por los demás son expresados en la Biblia de un modo muy simple. El Talmud espeja sus virtudes a través de la narración del siguiente suceso:

          "Un gentil se acerca a una de las escuelas de mayor jerarquía en aquellos tiempos; "Beit Shammay" y le manifiesta al director de la misma que se convertirá al judaísmo si éste logra relatarle todos los contenidos de la Ley (Halaká) durante el tiempo que él pueda permanecer parado sobre un pie. Shammay se enoja y lo expulsa con mucha furia. No conforme con ello, este individuo recurre a la otra gran escuela "Beit Hil-lel", menos estricta, pero no menos prestigiosa que la anterior. Ya frente al gran religioso le expresa el mismo pedido. Hil-lel escucha con atención y lo convierte contestando a su petición de la siguiente manera: "Lo que no quieras para ti, no lo quieras para tu prójimo". Esto es toda la Ley: lo demás sólo es comentario."

- "La Quintaesencia de la Ley", Talmud, Shabbat, Hoja N° 31, lado "A" -


          Todo lo que hacemos de algún modo regresa, tal vez no lo percibamos inmediatamente, pero lo que arrojamos nos vuelve, el efecto boomerang siempre funciona, y si estamos atentos resultará un aprendizaje más que un castigo.

 

Referente a la conformación del Hexagrama

          Si reflexionamos acerca de la composición por trigramas, advertiremos que Chen, Trueno se dispara en Ch'ien, Cielo , bien puede estar ello aludiendo al primer estallido y formación del universo y al inicio de todas las cosas.
          Richard Wilhelm hace referencia en este hexagrama (pág. 602, al pie de la misma, Editoral. Edhasa) a "la Caída del Edén". Dicha alegoría alude a la pérdida del paraíso y de la inocencia. Diferentes tradiciones hablan acerca de este mito. Algunas de origen oriental señalan que la visión del paraíso perdido, nos permite en cierto modo, liberarnos de falsas ilusiones y adquirir conocimiento e individuación, pero por otro lado perdemos la unidad con lo cósmico. Para Carl Jung, recuperamos la totalidad cuando podemos desarrollar y equilibrar lo masculino y femenino (ánima y ánimus) dentro de nosotros.

 

Referente a los Arquetipos:

          "Arquetipo" e "Inconsciente Colectivo", son términos acuñados por Carl Jung. Los arquetipos constituyen una valiosa herramienta en nuestra vida, son guías internos, patrones de conducta heredados y almacenados en el inconsciente colectivo a través de la historia de la humanidad.
          Aunque los arquetipos permanezcan en el fondo de nuestro inconsciente, una parte de ellos (representación arquetipal), tiende a manifestarse en los sueños y en la vigilia a través de pulsiones y símbolos. O bien pueden ser núcleos de los complejos que tendrán albergue en nuestro "inconsciente personal", conformando la sombra, complejos que desde allí pueden adquirir gran poder, hasta que bien decidamos iluminarlos con la luz de nuestra consciencia.
          Los arquetipos se comprenden más claramente de a pares debido a nuestra naturaleza bi-polar. Por lo tanto no podríamos comprender el Arquetipo del Inocente sin hacer referencia a su contraparte el Arquetipo del Huérfano. Ambas representaciones arquetipales se manifiestan tempranamente en nuestra existencia en el mantenimiento o la búsqueda de seguridad, conformando las bases para la construcción de un Ego saludable.
          Como bien lo expresa Carol S. Pearson, en "El Héroe Interior"; el Inocente, constituye un aspecto de nuestro ser que confía en la vida, en sí mismo y en los demás. Es la parte que tiene fe y esperanza aunque la situación sea difícil.
          Nuestro punto inicial es la inocencia en el vientre materno, donde estamos resguardados y seguros. El nacimiento constituye la primer caída; en ese instante perdemos la "inocencia paradisíaca", ese estado original de "pureza y totalidad". En esa circunstancia se activa en nuestro interior el Arquetipo del Huérfano, no obstante las huellas del Inocente quedan de algún modo en nuestra memoria celular, ese recuerdo de que la vida fue en algún momento plena y así nos da la esperanza de poder recuperar ese estado en otra ocasión.
          El Inocente está en nosotros al principio y al final del camino (Retorno). Todos estamos motivados a emprender la travesía como héroes / heroínas, sentirnos huérfanos, esclavos o extranjeros en esta tierra, pues en dicho viaje estamos solos, pero al final retornaremos como "Inocentes Sabios", habiendo conocido todo el espectro de experiencias vitales. Puede que regresemos transformados después de una integración y alquimia interior. Tengamos en cuenta que "envejecer es inexorable, pero madurar es una opción". La literatura da como ejemplo de ello, entre otros: "El Regreso del Hijo Pródigo"(La Biblia), "El Alquimista" (Paulo Coelho), "La Odisea" con su héroe Ulises-Odiseo (Homero-Grecia).
          En nuestros primeros años de vida, con suerte nos sentimos amados, cuidados y protegidos por nuestra familia y entorno social. Nos creen y nos alientan para que desarrollemos nuestro potencial, hasta que bien podamos valernos por nosotros mismos. Iniciamos nuestro viaje laberíntico y tarde o temprano nos acaecerán los derrumbes propios de la existencia humana.
          Cada vez que experienciamos el abandono, la traición, o bien nos abruma la decepción, sufriremos orfandad, no obstante, ello formará parte del proceso de crecimiento. De pronto se nos revela que la vida no es justa, que las autoridades no nos cuidan, que los Bancos no custodian nuestro dinero y es así que vamos descubriendo que no hay valores absolutos.
          La tarea que nos mueve a evolucionar consiste en procesar a fondo el dolor y la decepción, para poder aceptar luego la ayuda de los demás (nuestros pares), transitando desde una independencia omnipotente a la interdependencia.
          El Huérfano, en cierto modo encarna en nuestro interior al Inocente desilusionado. En "la Caída" se pierde el estado de inocencia e ingenuidad, pero es el sendero para recuperar autonomía, madurez, fortaleza interior y sabiduría.
          Es el camino del Tao (China), de la Halaká (Hebreos), es el precio de la expansión de nuestra consciencia.

 

Del agnosticismo a la liberación


          Cuando los inocentes son expulsados se sienten como exiliados. Adán y Eva en el paraíso serán redimidos si hacen la travesía con perseverancia en la adversidad. Hubo otras figuras bíblicas expulsadas: Caín, Lilith y Lucifer. El legendario judío errante es un ejemplo emblemático de orfandad.
          En los siglos XIX y XX surgen los existencialistas. Algunos de ellos hablan de la muerte de Dios, como Nietzsche.
          Kafka y Camus, expresan literariamente los temas de la angustia, la culpa, la soledad, el absurdo y la futilidad de la existencia. En la obra de Camus, "El Rebelde", el personaje central renuncia a la promesa del paraíso y hace conscientes sus propias limitaciones humanas: vulnerabilidad, finitud, temporalidad. Surge un marcado darse cuenta de que la redención de los Huérfanos no puede llegar de Dios, del Estado, sino del accionar colectivo, logrando por ello asumir sus vidas con confianza en sí mismos en forma solidaria e interdependiente.
          La adolescencia simboliza otra de las tantas caídas del Inocente. En dicha etapa se rompe la idealización de los padres en busca de otras figuras. Es el tiempo del descreimiento en Dios y en el Establishment.
          La búsqueda de apoyo se orienta hacia sus pares. Lo positivo de ello lo constituye un despertar a otras realidades y al abandono de lo ilusorio, para arribar a un saludable escepticismo sin matar los sueños y las esperanzas. En esta partida hacia el mundo, cada héroe/ heroína tejerá su destino, único, irrepetible e insondable, tan insondable como el misterio mismo de Dios.

 

Acerca de la Sombra

          Todos los arquetipos poseen una parte positiva y otra negativa. Este último aspecto puede ayudar a conformar consiguientemente nuestra "sombra personal" a partir de experiencias vitales negativas, pasando a ser nuestro inconsciente personal un territorio desconocido, temido e inmanejable, que tal vez se apodere de nuestras voluntades pudiendo derivar en conductas patológicas.
          Si por diferentes circunstancias, dos personas estuviesen polarizadas en dichas representaciones arquetipales, tendríamos "un pesimista" y un "optimista"; el Inocente vería sólo lo que hay en el vaso, y el Huérfano lo que falta del mismo. Aún así, los perfiles de los individuos no suelen ser tan puros, ni tan definidos.
          Por ejemplo, puede ocurrir que un adulto se resista a perder el estado de ingenuidad, seguridad y apoyo en sus progenitores. Si dicha resistencia es muy marcada desarrollará defensas psicológicas tales como excesiva idealización, negación de la realidad y represión. Cuando tales defensas se constelizan en su sombra, podrán generar un "conformista", con optimismo irracional y hasta correrá riesgos que hagan peligrar su equilibrio e integridad.
          Por otro lado, la sombra del Huérfano, puede conducir a estados depresivos, falta de significados, baja autoestima y resentimiento, o bien estados de mayor gravedad tales como adicciones, crueldad y delincuencia.

 

Cuando la sombra se proyecta en una nación

          Como hemos mencionado en párrafos anteriores, del equilibrio procesal de ambos arquetipos: El Inocente y el Huérfano, surgirán las bases para la seguridad y fortaleza interior. Su contracara, la "inseguridad interna", se proyectará en el afuera como consecuencia de la falta de sostenes durante las primeras etapas del crecimiento.
          La sola mención del término "inseguridad", ha cobrado en el presente ribetes terroríficos (robos, secuestro de personas, crímenes). La violencia y el maltrato son flagelos cada vez más marcados en nuestra sociedad.
          Nosotros, la civilidad, ¿tenemos alguna responsabilidad respecto a éste fenómeno?. Tal vez formamos parte de este engranaje social, o bien, cabría trazar una marcada frontera entre los "buenos y los malos". Podemos seguir colocando cada vez más rejas en nuestras viviendas, y aumentar los recursos para prevenir que la sombra de este flagelo nos devore.
          Quizás podamos reflexionar a la luz de nuestro sentido común, y darnos cuenta que la salida no es a corto plazo. Sanear la sombra de nuestra sociedad, implica impartir educación, valores y las condiciones básicas para un desarrollo más digno y humano.
          En una sociedad normal, "el niño interior" sufrirá orfandad en diferentes pasajes de su vida. De no haber sido heridos permaneceríamos en la eterna inocencia y no hubiésemos podido madurar, ni desarrollar nuestras esencias. Sus beneficios justifican casi siempre los dolores padecidos, por más profundos que éstos hayan sido.


 

A propósito de las virtudes y los valores

          Cabría argumentar que este hexagrama, en los tiempos que van, podría estar en desuso, y no tener vigencia alguna, dado que vivimos en una sociedad globalizada con ausencia de valores, en la cual se confunden precio con valor y se antepone el poder y la ambición al bienestar humano.
          No obstante, la ética no puede adecuarse a modas, costumbres y pautas culturales, dado que sus leyes son intrínsecas al ser humano.
          Si bien todos los hexagramas del I Ching connotan altos valores, el N° 25, "La Inocencia", pone el acento en la integridad y justicia divina.
          La perdurabilidad del Libro de las Mutaciones a través de milenios, constituye un auténtico testimonio de trascendencia, un puente para acceder por la vía regia a la Consciencia Superior y a las esencias de la propia condición humana.


Imprimir el artículo



Yolanda Ohanna
Licenciada en Psicología


Hexagrama N° 56 Lü / El Andariego - El Viaje -
Por la Poeta - Narradora Lucía Rosso
Hexagrama N° 16 Yü / El Entusiasmo-
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Ensayo completo sobre I Ching y Sincronicidad
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Iching y Salud
Por la Doctora Beatriz Rodriguez
Metáforas cruzadas entre el I Ching, la Psicología Analítica y la Física Cuántica
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 5 Hsü / La Espera (La Alimentación),
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Posibilidades y Probabilidades en el método de los tetraedros
- Comparaciones con otros métodos-
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunas reflexiones sobre los hexagramas N° 3 y N° 31
Hexagrama N° 3 Chun / La Dificultad Inicial
Hexagrama N° 31 Hsien / El Influjo (El Cortejo)

Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 25 Wu Wang / La Inocencia (Lo Inesperado)
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"

Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N° 2 K´un / Lo Receptivo y Salud
Por la Doctora Beatriz Rodriguez
Polaridades, Anillos y Territorios en el I Ching
Por el Licenciado Miguel Weil
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(1° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(2° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(3° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(4° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(5° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(6° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
I Ching, algunas diferencias entre los métodos tradicionales para su consulta
(7° Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
EL SENDERO DEL HÉROE Y LOS HEXAGRAMAS DEL I CHING
Los estados de conciencia del arquetipo del guerrero
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Asociaciones en torno al hexagrama 50 - El Caldero
Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 16 Yü / El entusiasmo,
"Un Enfoque Psicológico Transpersonal"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Cómo enfrentar el problema de una respuesta del I Ching con muchas líneas móviles
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 27, I "La Boca, La Alimentación"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Reflexiones sobre el Tiempo y el I Ching
Por la Docente Rosa Shapira
Hexagrama N° 48, Ching "El Pozo de Agua"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N° 50, Ting "El Caldero"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Polaridades, Anillos y Territorios en el I Ching
(parte 2 de 3)
Por el Licenciado Miguel Weil
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N° 49, Ko "La Revolución"
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(5º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama N· 63, Chi Chi, “La Conclusión”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Hexagrama N· 64, Wei Chi, “Inconcluso”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Algunas reflexiones sobre el Hexagrama 43 (El Desbordamiento, La Resolución)
Por la Docente Rosa Shapira
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Hexagrama Nº 1, Ch’ien, El Cielo,  “Lo Creativo”
Por la Licenciada Yolanda Ohanna
Más allá del oráculo
(o conversando con el I Ching)
Por Nené Montero
Yi Jing y el Budismo en elJapón de la Era Tokugawa
Por Luis E. Andrade
Elementos de Álgebra Booleana aplicables a las estructuras del I Ching
(6º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el hexagrama 5
(la espera, la alimentación)
Por la Docente Rosa Shapira
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Algunasreflexiones sobre el tema del destino en la poesía de Borges dedicada al IChing
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(1º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(2º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(3º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(4º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(5º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(6º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(7º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Noticia Bibliográfica
“Adivinar el Inconsciente”
Por Ezequiel Saad Tobis
Una colaboración desde España
“El I Ching es un grupo finito Abeliano e involutivo”
Por el Licenciado Javier Martínez de la Casa
Aplicación de la teoría de Grupos a la consulta oracular
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(8º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(9º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(10º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(11º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(12º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
Acerca de las secuencias de hexagramas del I Ching
(13º Parte)
Por el Ingeniero Raúl Jurovietzky
   


Volver

© SAICHING 1997-2012